Aventura silvestre en Botswana

Podríamos decir que África es un continente casi inexplorado, y de sus países, existen algunos que son todavía menos conocidos, a pesar de las riquezas que nos ofrecen. Botswana es el ejemplo ideal de lo anterior, ¿nos acompañas a conocerlo?

Un país dentro de un parque

Top-10-Tourist-Destinations-to-Visit-in-Africa

En el sur del continente negro, cubierto en gran parte por el desierto del Kalahari y sin salidas al mar pero con uno de los crecimientos más acelerados de la región, te encontrarás con Botswana, uno de los últimos refugios de la naturaleza en su estado totalmente salvaje en el planeta.

Botswana es conocido por tener una de las áreas de la fauna silvestre mejor establecidas de África, y más de un tercio de su superficie está dedicada completamente a parques nacionales, reservas y áreas naturales; ¿qué te encontrarás allí? Kilómetros sin fin de planicies donde los animales corren libres por el espacio abierto, suena como una gran experiencia, ¿verdad? Los amigos de Lonely Planet (una de las revistas de viaje más famosas y prestigiosas del mundo), piensan lo mismo y por eso lo eligieron como el mejor país para viajar en 2016.

Más allá de su corredor oriental, donde se concentra la mayor parte de su población, su territorio está prácticamente inexplorado y listo para que lo visites y te maravilles con su avasalladora naturaleza, más rica de lo que te podrías imaginar, con sabanas, desiertos, salinas y pantanos que se entretejen para lograr un resultado impresionante.

Eso sí, para garantizar la protección a su patrimonio natural, el gobierno alienta sobre todo el turismo de élite, así que sabes que un viaje a este país no será económico, ¡pero vale la pena ahorrar!

El diamante del Kalahari

Botswana-ChiefsCamp-3

Si buscas una experiencia única en la vida, y a un precio más económico que otras regiones del resto del país, el Delta del Okavango es tu destino. Sus lagunas y cursos de agua rebosan de vida, y si llegas en avioneta podrás contemplar desde el cielo el revolotear de las aves, mientras que las cebras y jirafas recorren las vastas llanuras y se sumergen en sus aguas.

Localizada en el noroeste del país y formada por una planicie de pantanos permanentes y praderas que se inundan cada año (curiosamente en la estación seca), esta región es literalmente un oasis en medio del desierto, y el hombre prácticamente no lo ha tocado todavía. Es un área ideal para realizar excursiones y safaris, pues sus miles de tentáculos acuáticos que abarcan 15 mil km2 y terminan siendo absorbidos por el desierto, albergan poblaciones de algunos de los grandes mamíferos que mayor peligro de extinción corren en la actualidad: rinocerontes blancos y negros, leopardos y leones (algunos ejemplares de este animal son de los más grandes en todo el continente, ¿te imaginas?). También encontrarás más de 120 mil elefantes, así que tienes avistamientos de fauna garantizados.

Date la oportunidad de dormir allí, encontrarás desde zonas de acampada (oficiales, no es permitido acampar solo ya que la fauna silvestre podría ponerte en riesgo) hasta “casas de campo” con buenos servicios y mucha seguridad. Para preservar el medio ambiente, los edificios no son permanentes, y puedes acceder a ellos en helicóptero o transportado por guías.

64014

Turismo de observación

En la Reserva de Moremi, donde se combinan las áreas inundadas con la clásica sabana africana haciendo un contraste que te sorprenderá, podrás contemplar enormes animales como búfalos, leones, jirafas, chitas, elefantes y chacales. En sus zonas más arboladas también podrás encontrarte con perros salvajes y leopardos, conviértete en “cazador de imágenes” y prepara la cámara para tomar las mejores fotos de tu vida. Visita la Lengua de Moremi y la Isla de los Jefes, viajando en vehículos 4×4 a través de las llanuras, en sus múltiples lagunas podrás dedicarte a la observación de aves y otros animales.

O enfila hacia el otro extremo y recorre el desierto del Kalahari; gracias a sus porosas arenas amarillas, rojas y cafés, su nombre significa “gran sed” pero incluso allí puedes encontrar vida ¡y bastante! Aunque el agua escasea, los animales se han adaptado y podrás observar grandes manadas de ñus y antílopes, perseguidos por leones del desierto y perros salvajes, pero también avestruces, simpáticos perritos de la pradera y más. Si te gusta el aire libre, puedes hacer el recorrido a caballo, tomando en cuenta que deberás tomar cuidado extra para no sobre-exponerte al sol.

Experiencias gustativas

kalahari-melon

Y como siempre, te recomendamos probar la cocina local (asegúrate de hacerlo en locales bien establecidos). Un platillo típico es el seswaa, estofado de diferentes carnes que sirven con “gachas de sorgo”, una especie de puré, o con puré de maíz. No olvides buscar uno de los frutos que forman parte de la dieta de los locales, el melón del desierto, y probarlo ya sea en vinagre o en jaleas.

Botswana es un territorio prácticamente inexplorado, con una vida animal exuberante y la oportunidad de verla en todo su salvaje esplendor. ¿Qué dices? ¿Te animas?