¿Cómo elegir un hotel?

Hoy todos buscamos sacarle el mayor jugo posible a nuestro dinero, y muchas veces caemos en el error de elegir un hotel basándonos sólo en su precio. Pero, ¿es esto lo más inteligente? Sin dar vueltas, la respuesta es “No”, pues en ocasiones los hoteles pueden ofrecer servicios baratos que al final nos saldrán caros ya que no incluyen todo lo que necesitamos o porque contienen gastos escondidos; mientras que en otras creemos que un hotel será bueno simplemente porque su precio es mayor, cuando en realidad su calidad no corresponde al nivel de sus tarifas. Con tanta oferta hotelera que podemos encontrar en internet, ¿cómo elegimos el mejor hospedaje para nosotros?

Decide qué buscas

Ante todo, debes preguntarte a ti mismo qué necesitas de un hotel: ¿Deseas que tenga WiFi gratuito? ¿Que proporcione las comidas? ¿Que tenga instalaciones como alberca y estacionamiento? ¿Que esté cerca de algún atractivo en particular, el aeropuerto, el centro de la ciudad? ¿Te molestaría que tu habitación no tuviera baño propio, o aire acondicionado, o incluso una secadora de cabello? ¿Tu vuelo llega tarde como para necesitar recepción las 24 horas? Hay tantas opciones como tú las busques, y es muy recomendable que le comentes a tu agente de viajes lo que no le puede faltar a tu estancia, para que pueda asesorarte de la mejor manera.

Ponte un límite

Ten en cuenta que un buen servicio podría implicar un desembolso ligeramente superior al que considerabas al inicio; esto es cierto principalmente en destinos exóticos como Medio Oriente y África, e incluso en viajes a algunos países de Europa. Elegir un mejor hotel no es un gasto, sino una inversión para tu comodidad y bienestar, pues lo que nosotros consideramos “normal” en los hoteles mexicanos puede no ser la regla en el país que visitemos.

Sin embargo, en ocasiones buscamos un hotel simplemente para tener dónde dormir, y no necesitamos mucho más ya que estaremos todo el día fuera; si es tu caso y estás dispuesto a sacrificar algunos lujos, podría convenirte buscar hostales y posadas donde tu experiencia de viaje será muy diferente (y a veces, incluso más gratificante).

Haz tu tarea, investiga, pregunta, consulta a los expertos, incluso visita sitios que califiquen los servicios (cada vez más hoteles dan importancia a sitios como Trip Advisor u Hostelworld en este aspecto). Y ya que estés allí, te recomendamos ver no sólo las calificaciones más altas o las negativas, sino enfocarte también en las medianas que brindan una visión más completa y general de las condiciones de cada hotel. Intenta planear tu viaje con tiempo y no te apresures, así podrás tomar la mejor decisión.

No olvides a tu agencia de viajes preferida, los asesores de ventas están a tus órdenes para resolver tus dudas y ayudarte a elegir la opción que más se adecue a tus necesidades y gustos, ¡e incluso podrían llegar a darte un mejor precio que el internet!