Ciudad de Primavera Eterna

Enclavada en el sube-y-baja que comprende la Sierra Madre del Sur y el Eje Neovolcánico, Cuernavaca te espera con sus jacarandas, bugambilias, azucenas y tabachines para que disfrutes de su clima ideal gran parte del año. ¿Ya la conoces?

La capital del estado de Morelos, llamada “Ciudad de la Eterna Primavera” por el explorador Alexander von Humboldt, ha sido un destino favorito de muchos capitalinos que huyen de la enormidad de la Ciudad de México, encontrando este refugio a tan sólo 80 km de distancia; su agradable clima, hermosos paisajes y ambiente tranquilo son un escape ideal para las presiones de las grandes ciudades, y lo podrás comprobar por la gran cantidad de visitantes que tiene cada año, tanto mexicanos como extranjeros.

Ya desde la época precolombina, los aztecas utilizaban esta linda región como área de descanso. Su nombre original fue Cuauhnáhuac (Valle de las águilas), y a la llegada de los españoles, que no lo entendían, fue cambiando hasta quedar en el que conocemos hoy. El mismísimo Hernán Cortés se enamoró de esta región coloreada por las flores y ordenó la construcción (encima de varias pirámides) de un palacio que hoy lleva su nombre.

A lo largo de los años ha atraído a otras grandes personalidades, entre las que están el emperador Maxi- miliano y Cantinflas, y hoy todavía puedes encontrar a alguno que otro famoso deambulando por sus calles, gozando de sus terrazas y cafés o simplemente disfrutando del húmedo clima que la mayor parte del año ronda los 20o C.

Ciudad histórica

ChapitelCV1

Además de encontrar vestigios de ciudades precolombinas, podrás admirar un sinfín de construcciones de la la Colonia: además del Palacio de Cortés (hoy el Museo Cuauhnáhuac, en cuyo segundo piso encontrarás un mural de Diego Rivera), admira el Templo y Chapitel de San José El Calvario, el Museo del Jardín Borda y muchas más. ¿Y sabías que en el atrio de lo que hoy es la Catedral se llevó a cabo la primera pastorela del país? Remóntate con la mente hasta 1527 y trata de imaginar una obra escrita en náhuatl, especialmente creada para adoctrinar a los primeros cristianos mexicanos, ¿te imaginas?

Pero no sólo eso, te encontrarás con palacios y castillos construidos en el s. XIX, y hasta alguno que fue traído piedra por piedra desde Italia por algún excéntrico poblador, así que caminar por la ciudad siempre será agradable y te hayarás con muchas sorpresas, como su hermoso kiosko en el Jardín Juárez, diseñado por Gustave Eiffel (sí, el mismo de la torre).

Bien conectada

JM_ITALIANO-56

Puedes combinar tu visita a Cuernavaca con otras ciudades cercanas como Emiliano Zapata, Tepoztlán y Cuautla, y a partir de marzo además de hacerlo en auto, taxi o autobús, puedes también utilizar el servicio de Uber, por lo que no tendrás que preocuparte por manejar o seguir tu GPS.

¿Qué te encontrarás al explorar la región? Decenas de paraderos y maravillas naturales y hechas por el hombre a tu disposición. Ponte ropa cómoda y visita una de las 60 barrancas que bordean el estado y que le permiten a Cuernavaca conservar su agradable clima todo el año; dirígete a la barranca de Amanalco, con su corredor turístico y puentes colgantes que te llenarán de adrenalina, y conoce por qué en la época de la Conquista fue usada como defensa natural contra el ejército de Cortés; o la de San Antón, donde podrás admirar la poco conocida caída de agua “El Salto”, de 34 metros; muy cerca de la ciudad encontrarás Teopanzolco, un yacimiento arqueológico de 11 estructuras piramidales rectangulares dedicadas a Huitzilopochtli y Tláloc.

Si te gustan las aventuras, puedes escalar sus montañas y volcanes, recorrer sus praderas y refrescarte en sus riachuelos, descendiendo en kayak, haciendo paracaidismo, acampando, practicando el cañonismo o simplemente usando sus rutas de montaña.

Si eres amante de la arqueología, a 38 kilómetros encontrarás el sitio de Xochicalco (“Lugar de la casa de las flores” en náhuatl), antiguo centro ceremonial cuyo principal edificio es la Pirámide de las Serpientes Emplumadas, donde podrás admirar unos hermosos relieves. O si buscas algo más moderno, date una vuelta al Pueblo Mágico de Tepoztlán, hermoso, verde y lleno de tradición. Y para flores, encamínate hacia Jardines de México, el jardín floral más grande del mundo, y maravíllate con los cientos de especies de plantas que viven allí.

Deliciosa gastronomía

Abre el apetito con la riquísima cocina morelense, típica de toda la región central del país. Un mole verde de pepita, uno rojo de guajolote, una rica cecina o una barbacoa de carnero te esperan, así como las deliciosas enchiladas estilo Cuernavaca, o unas exóticas tortitas de tzompantle, un tamal de bagre o una salsa de jumiles (pequeños insectos que se tuestan y muelen con jitomate y chile para obtener una mezcla con cierto sabor a canela), tortillitas azules, unos tacos acorazados… ¿ya se despertó tu apetito?

Muchos recuerdos

spa2 Fiesta-Americana-Hacienda-San-Antonio-El-Puente-Cuernavaca-Hotel-photos-Exterior chinelos-danza big-pueblo1

Además de las fotografías y anécdotas que recolectarás en tu viaje, no olvides visitar el Mercado de Plata y Artesanías, donde podrás encontrar desde ollas de barro, máscaras de madera, hasta ropa de manta y canastas de palma; lo más típico son las piezas de cerámica de poblados como Tlayacapan, el amate y los palos de lluvia de Tepoztlán, entre otras.

Festejos y carnavales

Cuernavaca se viste de colores todas las primaveras y para lucir la variedad infinita de flores que nacen en su región, celebra cada marzo la Feria de la Primavera; si la visitas podrás disfrutar de conciertos, tours gastronómicos, ventas artesanales, teatro, exposiciones de arte, palenques y muchas otras actividades como su famosa Fiesta de las Flores: en el Jardín Borda, floricultores de todos los rincones de la República van a mostrar sus más hermosos retoños y compiten por un premio anual.

Mientras tanto, en agosto podrás disfrutar de la Fiesta de El Salvador, con sus tradicionales danzas de moros y cristianos y la degustación de diferentes moles y pulques. Ahora que si tu visita es durante octubre, en el cercano Ocotepec celebran por todo lo alto el Día de Muertos y miles de turistas asisten a su cementerio para admirar las ofrendas de sus altares, bailar al son de la tambora o contemplar las danzas de los chinelos.

Y para descansar

Una de las mejores facetas de Cuernavaca son sus hoteles, pues además de encontrar cadenas conocidas, puedes hospedarte en una antigua casona colonial del centro donde tu camino se cruzará con el de varios pavorreales, un palacio de estilo japonés a las afueras de la ciudad, o muchas quintas y hoteles boutique donde vivirás una escapada romántica para el recuerdo.

Así que ya sabes, si te encuentras cerca de la Ciudad de México, no olvides darte una vuelta por la Ciudad de la eterna primavera, para disfrutar la vida como sólo los cuernavaquenses saben hacerlo.