A la luna ¡Y más allá!

La Humanidad siempre ha mirado al cielo y se ha preguntado qué hay más allá de nuestra madre Tierra. En el siglo pasado, en 1969, los EE.UU. finalmente lograron que una nave espacial tripulada alunizara y desde entonces, pisar nuestro satélite natural ha sido el sueño de muchos, astronautas o civiles.

En los últimos años han sido varias las compañías que decidieron lanzar proyectos para llevar a los turistas a su siguiente GRAN AVENTURA, así con mayúsculas; sin embargo, los problemas técnicos, legales, éticos y sobre todo financieros de lograr tal hazaña han logrado que todos ellos fracasen… hasta ahora.

Moon Express acaba de convertirse en la primera compañía privada en el mundo en recibir permiso para viajar más allá de la órbita de la Tierra, ¡y planea lograrlo el año entrante!

La proeza

Después de meses de conversaciones con oficiales del gobierno de los EE.UU., la empresa (nacida del concurso internacional Google Lunar X-PRIZE, creado en 2007 para promover la investigación que creará proyectos viables de exploración y posterior colonización lunar) recibió la luz verde de la Administración Federal de la Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) para aventurarse en 2017 hacia la Luna, el “octavo continente”. Se convertiría así en la cuarta entidad en pisar este satélite en la historia, después de los gobiernos de los EE.UU., la extinta URSS y China.

El proceso

En octubre del año pasado, Moon Express compró un cohete lunar a la compañía Rocket Lab, aun sin contar con permiso de su gobierno para realizar el viaje ni con las seguridad regulatoria de que tendrían la propiedad de los recursos lunares que obtuvieran si acaso llegaban (elementos encontrados en la Luna que podrían ser utilizados como materiales en la Tierra). En noviembre se votó el Acta de Competitividad para Lanzamientos Comerciales al Espacio, lo que les permitiría realizar trabajos de “minería” lunar y quedarse con lo que encontraran, pero todavía no tenían permiso para hacer el viaje.

El 8 de abril de este año, la empresa envió una aplicación para realizar una misión lunar en 2017, y el 3 de agosto finalmente recibió el permiso para llevarla a cabo.

Viaje sencillo

La primera misión de Moon Express será sólo de ida, y esperan seguir ganando premios X-PRIZE al moverse alrededor de la superficie lunar.

El aparato, a diferencia de los ya existentes en planetas como Marte, no rodará sino que reiniciará sus cohetes y “brincará” de una locación a otra. Eventualmente construirían almacenes de materiales allá, y en el futuro no tan lejano pensarían en realizar misiones con viaje redondo, ¡posiblemente incluso con humanos!

¿Y las personas?

Éste es sólo el inicio de la presencia de la iniciativa privada en el espacio exterior. Anteriormente ya varias compañías han intentado realizar viajes a la Luna, incluso tripulados. En 2004, la empresa SpaceShipOne diseñó un aparato que se elevó 62 millas (99.8 km) por encima de California, y desde entonces han sido tres las compañías que han tratado de competir por este prometedor mercado: Blue Origin (de Je Bezos), SpaceX (de Elon Musk) y Virgin Galactic (de Richard Branson); entre ellas, Blue Origin ha anunciado que espera comenzar a transportar pasajeros a partir de 2018.

Aunque en realidad sí existe la tecnología para lograrlo, los principales problemas son financieros y de negocios, así que la carrera por encontrar maneras de lanzar artefactos que puedan orbitar la Tierra de manera más económica continúa. Más pronto de lo que imaginamos, tendremos la oportunidad de visitar un destino turístico totalmente nuevo y literalmente ¡fuera de este mundo! ¿Te animarías?