Cae en el encanto de Nueva York en otoño

Es un deleite visitar la Gran Manzana en cualquier temporada; su vida nocturna, increíbles museos y sitios icónicos hacen que, haga calor, llueva o nieve, unas vacaciones en la ciudad valgan la pena. Sin embargo, hay una época muy especial del año en el que Nueva York se viste de gala con cálidos tonos para darle la bienvenida a una temporada repleta de diversión y postales increíbles: el otoño.

Festivales por doquier

Cuando las hojas comienzan a cambiar de color, la ciudad se prepara para recibir un sinfín de celebraciones anuales se los que seguramente has escuchado hablar.

El Festival de Cine organizado por la Sociedad de Filmes de Lincoln Center es uno de ellos, así que podrás ver desfilar a actores y directores famosos que se dan cita para promover sus obras, algunas de las cuales competirán en los Premios de la Academia del año siguiente; por su parte, las pasarelas de la ciudad ven desfilar a las modelos y marcas más famosas en la Semana de la Moda, durante la cual además de ver las tendencias de ropa y accesorios puedes disfrutar de eventos y fiestas a lo largo y ancho de la ciudad.

Hablando de fiestas, la mayor celebración de la gastronomía en NY es el NYC Wine & Food Festival, en el que más de veinte chefs reconocidos internacionalmente e infinidad de deliciosas propuestas son las estrellas de la semana; y para brindar con gusto, todos los años se lleva a cabo Oktoberfest en Central Park, ¡disfrázate y bebe cerveza al más puro estilo germano en esta divertida celebración! O si eres más dulce, festeja la Semana de la Sidra en la que más de 50 bares de toda la ciudad realizarán catas y pruebas gratis de esta burbujeante bebida. ¿Y sabías que ésta es la época de la trufa? Encuentra menús especiales en muchos restaurantes donde esta seta será la estrella.

2015-10-03-1443894513-1181156-NewYorkCityBalletinMylesThatchersPolaris.PhotocreditPaulKolnik image

Ciudad deportiva

Si eres fan del deporte ráfaga no te puedes perder los partidos de los Knicks en Madison Square Garden, mientras que en Barclays Center los Nets intentarán encestar muchas canastas; y el deporte más estadounidense, el futbol americano, toma forma en el estadio MetLife en Nueva Jersey, donde juegan los Jets de Nueva York.

El espectáculo se enciende

Tras los lentos meses del verano, el distrito de teatros más famoso del mundo vuelve a cobrar vida y prácticamente todas las semanas se estrena una nueva obra; en los meses otoñales se lleva a cabo la Semana de Broadway, durante la cual podrías obtener boletos con precios rebajados o incluso al 2×1.

Aunque no te guste la ópera, vale la pena que te des una vuelta por Lincoln Center, ya que la Metropolitan Opera House es una joya en sí misma gracias a sus murales de Marc Chagall; el plus es que en esta temporada se presentarán obras como Tristan e Isolda, La Boheme y Don Giovanni, por nombrar algunas. Si en cambio lo que te gusta es el ballet, en la ciudad encontrarás fabulosas representaciones, y la que no te puedes perder es la tradicional El Cascanueces, interpretada por el Ballet de la Ciudad después del Día de Acción de Gracias.

Y si eres un melómano consumado, debes por supuesto visitar el Carnegie Hall, donde además de escuchar a los más famosos intérpretes de la música clásica te sentirás transportado a otra época con su decoración llena de candelabros, pesadas cortinas y frescos en las paredes. Asiste a los conciertos de la Filarmónica de Filadelfia, The New York Pops y famosos músicos.

Y también sus parques

Los colores del sol pintan las hojas de los árboles neoyorkinos y mientras el ambiente comienza a refrescar, sus parques se vuelven lugares ideales para pasar excelentes días y tardes, comenzando por el pulmón más grande de la ciudad. Disfruta de los estanques y lagos de Central Park, paseando en bote o simplemente descansando a la orilla de la Fuente Bethesda; varios restaurantes ofrecen canastas de picnic para que puedas disfrutar de una comida relajada ¡y deliciosa!

Una actividad típica de la ciudad son los recorridos por laberintos de maíz, y el más grande es el de Queens County Farm Museum, donde además encontrarás un huerto de calabazas, una casa embrujada y mucha más diversión para chicos y grandes. Y si quieres ir un poco más lejos, da un paseo por el Valle del Hudson, donde los árboles te sorprenderán con sus tonos naranjas y rojizos, y encontrarás en tu camino museos, sitios históricos, parques y huertas donde podrás recoger manzanas.

La Ciudad que Nunca Duerme es un destino ideal en cualquier época del año, pero es aún más disfrutable en otoño. ¡Píntate de colores tierra y pon rumbo a la Costa Este!

oldforge-21 2058047853_8d8ba2a736_o