Una aldea de iglús

En el corazón de la Laponia, en Finlandia, sobre la vía hacia el Océano Ártico y a 5 kilómetros del Parque Nacional Urho Kekkonen (el más grande de este país), está el Kakslauttanen Artic Resort. Este hotel familiar con alojamientos regados a lo largo de los pacíficos campos al norte del círculo polar ártico, es un escenario ideal para que vivas la increíble experiencia de ver las auroras boreales.

Si lo que buscas en tus vacaciones es un ambiente puro, arroyos de agua clara o espectaculares paisajes sacados de una postal navideña, ¡lánzate y suma a todo esto uno de los destinos más seguros del mundo! Tal vez pienses que podría haber algunas desventajas al encontrarte en mitad de la nada, pero la verdad es que en este lugar encontrarás todo lo necesario (¡y más!) para sentirte como en casa.

Kakslauttanen_glass_igloo_inside-1

Durmiendo bajo las luces

El resort cuenta con diferentes ofertas de alojamiento, dependiendo de tu estilo y tu presupuesto: desde una pintoresca cabaña de madera, un típico iglú de nieve, hasta los famosos y muy fotografiados iglús de cristal.

De las cabañas no te platicamos mucho, sólo imagina todas las comodidades de un hotel, con el plus de encontrarte en medio de la naturaleza. Por otro lado, si ya vas a viajar hasta allá, ¿no sería genial hospedarte en un lugar que en pocos lugares del mundo encuentras? Sus más de 20 iglús de cristal son ese lugar, precisamente; están fabricados con vidrio térmico, así que mantienen una temperatura cálida en su interior aunque afuera se alcancen los -29oC. Cada iglú cuenta con baño y desde finales de agosto hasta finales de abril, estas unidades son una gran opción para observar las auroras boreales (sólo imagina estar acostado en tu cama, calientito y arropado, y que tu techo se coloree con toda la gama de los arcoíris, ¡suena bien!).

Ahora que si eres más aventurero, los iglús de nieve son una gran alternativa; el rumor de que el interior de un iglú es caliente a pesar del viento y frío del exterior… es falso, las temperaturas en el interior de estas exóticas construcciones varían entre los -3 y los -6oC, ¡pero que eso no te detenga! Con un saco especial para dormir (que por supuesto el hotel te proporciona), podrás pasar una rica noche sin problemas.

Todas y cada una de estas unidades (cabañas, iglús de hielo y de cristal) cuentan con sauna (¡cómo no, si se inventó en Finlandia y en el complejo no podía faltar esta tradición local tan apetecible!). Además de estas instalaciones “normalitas”, el hotel también cuenta con la sauna de humo más grande ¡del mundo!, con restaurante y bar de hielo incluidos y suficiente espacio para albergar hasta a 100 personas.

¿Qué busca el complejo al ofrecer este tipo de alojamiento? Además de la experiencia de dormir en una estructura de hielo, desean lograr ser una fusión entre el turismo y la preservación de la naturaleza.

¿Qué más hay que hacer?

Dependiendo de la temporada, la oferta de actividades en el resort varía. Por ejemplo, durante el invierno podrás ir de safari en un trineo tirado por perros, caballos o renos, o en motos de nieve; abrígate bien para participar en una excursión de esquí o snowboard; ármate de paciencia para practicar la tradicional pesca en hielo; visita la cercana capilla de hielo (la reconstruyen y refuerzan con más capas de nieve todos los años), parques de esculturas heladas; y ¡claro!, contempla las magníficas auroras boreales desde los bosques. Plus: en temporada navideña, ¡Santa Claus te dará la bienvenida!

Por su parte, durante el verano (de mediados de mayo a comienzos de agosto) te encontrarás con el maravilloso fenómeno de que a la media noche el sol aún no se oculta; será algo inigualable realizar paseos a caballo, participar en una búsqueda de oro (una actividad desarrollada por los habitantes de la región), senderismo, cruceros por el Parque Nacional Lemmenjoki, ciclismo de montaña y safari en cuatrimoto… pero si lo que quieres es probar tus límites, inscríbete en el Maratón del Sol de Medianoche (no te asustes, hay carreras desde los 4.2K)…

Relájate

Recuerda: no hay garantía de que verás auroras boreales durante tu visita ya que, aunque los científicos mantienen una vigilancia constante sobre las condiciones meteorológicas, nunca se sabe con total certeza cuándo y si sucederán… aunque ciertamente tienen todo bien planeado, puesto que si el fenómeno llega a ocurrir, el personal hará sonar una campana de señalización para que no te lo pierdas.

¡Toma nota! El Aeropuerto Internacional más cercano es el de Ivalo, ubicado a pocos kilómetros al norte del hotel, y el resort cuenta con transporte desde y hacia allá, solo deberás reservarlo con anticipación. Y finalmente, aunque los idiomas oficiales de Finlandia son el finés y sueco, en el hotel podrás hablar en inglés, ¡así que a practicar!