Tips para sobrevivir en el aeropuerto

¿Tu vuelo se retrasó o estás haciendo escala? A todos nos ha tocado esperar numerosas horas en el aeropuerto alguna vez; si bien existen factores que no dependen de nosotros, hay otros que sí están en nuestras manos para darle un giro a nuestra espera. Pon atención a estos 10 tips que te ayudarán a aprovechar el tiempo extra en el aeropuerto.

Antes de salir

INCP-03_Antifaz_Dormir Yinglite9-cargadores-portatiles-universales-para-smartphones-y-tablets-microusb-01aud_fonos_de_o_do_con_carcasa_met_lica_0_x1

 

Arma tu kit. Organiza los elementos esenciales en bolsas herméticas: audífonos, libros, bocadillos, tapones para los oídos, antifaz, almohada, toallas desinfectantes, papel… y no olvides usar ropa cómoda, considerando el clima de cada lugar.

No te descargues. Dado que los países funcionan en diferentes niveles de electricidad, tienen enchufes distintos, por lo que un adaptador te sacará de apuros. ¡Ojo!  No olvides llevar una batería externa por si no encuentras dónde conectarte.

Mahoudrid

En el aeropuerto

¡A caminar! Si estás entre dos vuelos largos, camina por el aeropuerto y restaura la circulación de las piernas. Recorre las exhibiciones de arte que muchos presentan y si no es así, puedes revisar los escaparates de las tiendas, leer anuncios de productos regionales, observar aviones o simplemente pasear por los alrededores. El ejercicio te relajará y aumentará tu energía para pasar el resto del viaje.

Refréscate. El simple hecho de lavarte las manos y la cara te despertará y te hará sentir mucho.

Escribe. Lleva un cuaderno en blanco y documenta el viaje; imagina, dibuja, haz una lista de las cosas que harás cuando llegues a tu destino, explica tu filosofía de vida, etc. ¡Llevar un diario es terapéutico y mata el tiempo!

Cierra los ojos. Tal vez no puedas dormir como te gustaría, pero puedes despejar tu cabeza si buscas un sitio para recargarte en la pared con tu almohada (recomendamos las salas de espera). Como plus, prepara tu smartphone, mp3, iPod o lo que gustes con una buena lista de reproducción o podcasts con diferentes géneros. Pero si realmente necesitas dormir, nunca dejes tus objetos valiosos a la vista, átate la mochila al cuerpo, déjala en un guardarropa o colócate frente a un control de policía, ¡y dulces sueños!

Lectura y café. Tomar algo, aunque sólo sea un café o un refresco, te ayudará a que el tiempo de espera parezca más corto; si lo acompañas con un buen libro, revista, cómic, o incluso una guía turística de tu destino, ¡mucho mejor!

Mantente en línea. Lleva una laptop contigo y aprovecha la conexión Wi-Fi del aeropuerto; es el momento ideal para terminar el trabajo pendiente, revisar tu correo, retocar algunas fotografías o platicar con viejos amigos.

Haz compras. Por aquello del “Duty Free”, muchas veces encontrarás verdaderas gangas; si dominas los precios de tu ciudad podrás comparar y ver si realmente te sale barato ese perfume o esa bufanda para mamá. Y si ya vienes de regreso, aprovecha para comprar algunos regalos de última hora.

Recuerda: antes de relajarte y usar el tiempo extra, averigua la hora exacta y la puerta de embarque de tu vuelo; pregúntale a un agente de la aerolínea o revisa la pantalla de información tan pronto como llegues. Permanece al pendiente, ¡y disfruta la espera!