La ciudad de cálidos recuerdos

Si quieres ir a Aguascalientes y te cuestionas “¿qué puedo hacer en el lugar?”, te estás haciendo la pregunta incorrecta. Su historia, presas, sierras, museos, arquitectura, Pueblos Mágicos y festivales son referencia en todo el país, envuelven su capital (y el estado entero), así que mejor pregúntate: “¿por dónde empiezo?”

Las arterias del destino

Jadín de San Marcos (44)

A menos de tres horas de Guadalajara encontrarás la tierra de los manantiales de Aguascalientes. Tu primera parada en la “Tierra de la Gente Buena” puede ser el Jardín de San Marcos, popular por ser sede en los meses de abril y mayo de la Feria Nacional de San Marcos. Sin embargo, su historia va más allá; el templo de San Marcos comenzó su construcción en el siglo XVII y se culminó 100 años después, por lo que sus detalles barrocos son dignos de apreciar.

Después le sigue una caminata por el jardín, que aunque se construyó hasta el siglo XIX tiene un hermoso balaustrado en cantera rosa; al caminar por su interior encontrarás esculturas de galleros, vendedores de flores y hasta boleros que reflejan el estilo de vida de los fundadores del barrio. Debes hacer una parada culinaria en alguno de los merenderos de alrededor para probar el pollo a la jardinera, o pollo a la jardín de San Marcos, con una historia tan peculiar que es mejor escucharla en voz de un hidrocálido (eso sí, ¡el sabor amerita dejar sólo huesitos!).

Continúa tu caminata por el andén Arturo J. Pani, que después se convierte en el De la Feria, y piérdete entre los cientos de puestos que la visten hasta terminar en el Monumento del Encierro, realizado por el jalisciense Jorge de la Peña Beltrán y que pesa casi cinco toneladas, porque en Aguascalientes la tauromaquia tiene fuertes raíces.

Cultura hasta los huesos

artesanías-de-calaveras

Una vez en el barrio de San Marcos, desliza tu andar hacia el este de la calle Venustiano Carranza hasta llegar a Plaza Patria y Exedra, justo el centro de la Ciudad ¡y de México! (al menos geográficamente). Los hidrocálidos aseguran que el monumento Exedra se encuentra justo en el centro del territorio nacional, así que conviene tomarte una foto en el ombligo de México, ¡sonríe!

Ya que estás encaminado por el centro de la ciudad, dirígete al Museo Nacional de la Muerte (Calle Rivero Gutiérrez y José María Morelos); podrás observar una colección de más de dos mil piezas que giran alrededor de la muerte, y muestras de sus festividades en tiempos prehispánicos.

Si de arte y calaveras hablamos, un obligado a visitar es el Museo José Guadalupe Posada (en el Jardín del Encino, a un costado del Templo del Señor del Encino); este artista hidrocálido es considerado uno de los fundadores del movimiento nacionalista, debido a la gran crítica política de sus obras. Una de las más famosas es La Catrina, aunque existen más de 20 mil, la mayoría en litografía y donde las calaveras son protagonistas. En este museo hay cerca de tres mil obras de arte.

Plaza-Tres-Centurias¡A prender locomotoras!

Te sentirás todo un maquinista del siglo XIX al pararte en la Plaza de las Tres Centurias; conservan más de 10 mil piezas de maquinaria, planos ferroviarios y más en el Museo del Ferrocarril, sector que permitió el crecimiento industrial de la zona.

Una locomotora en la entrada, un reloj de más de dos metros de altura y fuentes danzarinas son otros de los atractivos que hacen este lugar un sitio para divertirse, aprovechar las “selfies” y cultivarte en esta industria que se niega a extinguir.

 

Mágicos alrededoresCERRO DEL CHIQUIHUITE

Sentir adrenalina y contacto directo con la naturaleza es fundamental en tus viajes; a menos de 40 minutos de Aguascalientes, encontrarás tres Pueblos Mágicos que tienen todo para cobijarte.

Tu siguiente parada puede ser en el municipio de San José de Gracia; aquí da inicio la Sierra Fría, Área Natural Protegida, puedes practicar rappel y senderismo en la Presa Túnel de Potrerillo.

Calvillo es el otro Pueblo Mágico que levanta la mano al oeste; famoso por ser la capital de la guayaba, se encuentra a pocos kilómetros de comunidades como La Labor y Piedras Chinas, que te llenarán de relajación con sus temazcales.

¿Te gusta la aventura? Ésta se hace presente en sus dos presas cercanas: La Codorniz y Malpaso; no te pierdas los recorridos en kayak y vistas a la sierra, no fallan.

Por último y no menos atractivo, ¿qué te parece un pueblo minero? Real de Asientos es la alternativa, el municipio es el más antiguo de Aguascalientes, y podrás disfrutar de sus casas del siglo XVI de cantera rosa, múltiples túneles, acueductos y minas que te trasladarán en el tiempo. Un recorrido imperdible es la visita a la Mina El Hundido por el tren “El Piojito”, tus ojos verán los procedimientos rústicos de la minería, interesante, ¿verdad?

Dos fechas a recordar

Hay dos festividades que llenan de color y folclor a Aguascalientes, por eso son días que debes considerar para una visita.

Feria Nacional de San Marcos: de las más antiguas del país, alberga cientos de actividades culturales y musicales que hacen de la capital un carnaval. Se realiza cada mes de abril, ¡pero planea con anticipación! La ciudad se llena de visitantes de todo México (y el mundo) que desean vivir esta experiencia.

Festival de las Calaveras: miles de catrinas deambulan en honor al artista José Guadalupe Posada y el rescate de tradiciones; desde finales de octubre a principios de noviembre, disfruta de recorridos por panteones, conciertos y teatro callejero que hacen del destino una parada cultural obligatoria.

Después de esta probadita del sabor hidrocálido, no habrá más dudas sobre qué puedes hacer en la capital y sus alrededores. ¿Ya hiciste las maletas?