Duerme entubado

¿Has escuchado la expresión “me mandaron por un tubo”? ¿Qué tal si eso fuera literalmente posible? Y no solo que te mandaran, ¡sino que pudieras dormir en un tubo! Conoce Tubohotel, un sitio único localizado en el Pueblo Mágico de Tepoztlán, Morelos, donde podrás hospedarte dentro de un tubo de concreto doble, ¿interesado?

Reciclaje arquitectónico

Quizás para muchos la idea de dormir dentro de un tubo de concreto no suene agradable; sin embargo, arquitectos de la rma T3arc Arquitecture han hecho que el dormir de esta manera no sólo sea confortable, sino toda una experiencia.

El Tubohotel, que abrió en 2010, es un destino único, creado con tubos de hormigón reciclado que funcionan como aislante térmico y anti-ruido, por lo que ni el barullo del exterior ni el frío harán que te despiertes de tu sueño más profundo y permitirán que descanses como rey después de un día de excursiones y turismo por Tepoztlán. Este hotel (que es más un hostal) se localiza a unos 45 minutos de la ciudad de México, en Tepoztlán, Morelos y cuenta con impresionantes vistas panorámicas del entorno único que lo rodea.

La idea original viene de un arquitecto alemán, Andreas Strauss, quien creó el Dasparkhotel en 2006; los arquitectos se inspiraron en él y expandieron la idea de crear dos módulos triangulares. Poniendo un tubo sobre dos tubos bases, fueron capaces de crear una idea visualmente novedosa, sin impactar el medio ambiente natural. La construcción se llevó a cabo en un periodo de 3 meses.

El Tubohotel ofrece 20 habitaciones cilíndricas en esta modalidad, cada una con 2.44 x 3.5 m de espacio; contienen una cama queen size, luz de escritorio, ventilador, almacenamiento bajo la cama y una puerta de cristal en la entrada. Te recomendamos estas tubo- habitaciones para disfrutar en pareja, ya que la iluminación nocturna les da un toque bastante romántico; las suites cuentan con cortinas para proteger tu intimidad, aunque los cuartos de baño son compartidos entre los huéspedes.

Este hostal-boutique también alberga un jardín, alberca al aire libre, área de descanso, estacionamiento, mostrador de información turística y consigna de equipaje. Además, ofrece desayuno súper-tubo-continental (jugo, café, pan y fruta), toallas limpias, conexión Wi-Fi gratuita y admite mascotas. ¡Ojo! el aeropuerto Benito Juárez se encuentra a 51 km.

Bueno, pero ¿qué más?

Aparte de echarte un chapuzón en la alberca, podrás tomar clases de cocina tradicional tepozteca con la chef Ana García en La Villa Bonita y explorar el sitio arqueológico El Tepozteco, una de las muchas ruinas aztecas de la región.

¡Y claro!, si visitas este complejo turístico en el mes de marzo, no puedes perderte el Carnaval de Tepoztlán, una
de las estas más importantes del país donde el chinelo es el personaje central; con coloridas túnicas de seda y extrañas máscaras de barbillas puntiagudas y mejillas rosadas, los chinelos llevan la Danza del Brinco por todo el pueblo y te invitarán a unirte a sus alegres saltos y piruetas.

No cabe duda, en México llevamos la creatividad en la sangre, y el Tubohotel nos lo confirma. Ya sea que llegues con mochila en mano, tu pareja, tus amigos, tu perro o la familia, este lugar te brindará una experiencia insólita y original para disfrutar en cualquier época del año. ¿Te atreves?