¿Angelópolis para niños?

Puebla y sus alrededores constituyen una maravilla arquitectónica que los grandes podemos apreciar; pero, ¿qué ofrece este Estado a los chiquitines? ¡Resulta que muchísimo más de lo que imaginas! Empaca bloqueador, sombreros y juguetes para el camino, cuando lleguen tus niños no querrán regresar a casa.

Diversión de vapor

Si quieres que tus peques conozcan un poco de la historia de México, encamínate al pasado en el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos; pasea durante horas entre locomotoras, vagones de carga, carros de pasajeros y hasta cabuses antiguos y modernos colocados en los patios de maniobra de las viejas estaciones del Ferrocarril Mexicano y del Mexicano del Sur; y no sólo eso, tienen biblioteca, ludoteca, visitas guiadas dramatizadas, viajes imaginarios a través de la música, charlas y arte, además de una sección dedicada a exhibiciones temporales de medios de transporte, fotografía y muchas más.

Bajo el sol

La diversión al aire libre nunca pasará de moda y el Parque de Santiago es el lugar ideal para entrenar o simplemente divertirse en tradicionales juegos como resbaladillas, columpios y más a la sombra de los árboles mientras papá y mamá se ejercitan al aire libre.

Ahora que si tus niños son más contemporáneos, visiten la Reserva Ecológica del Valle de Tehuacán, la biosfera más grande del País; con más de 800 especies de plantas y animales, te invita a recorrerla y hacerte amigo de animales como el águila real.

A caminar con leones

Toma carretera y a pocos kilómetros al sur de la ciudad llegarás a uno de los parques más increíbles de Puebla (y México). Si quieres que tus hijos aprendan un poco más sobre la fauna que habita nuestro planeta, Africam Safari es un gran lugar; aquí podrán recorrer una extensa llanura en su auto, mientras hipopótamos, osos, tigres, leones, chimpancés y más seres increíbles conviven en libertad. Visiten su granja interactiva, con periquitos australianos y hasta tengan un encuentro con cocodrilos. Y si todos están encantados, no tienen que irse por la noche, ¡ya que hay zonas especiales para acampar!

¿Quieres más animales? Visiten el Zooparque Loro,  donde podrán admirar a más de 400 ejemplares de 96 especies, incluyendo varias en peligro de extinción: leones blancos, jaguares, agutíes (tipo de roedor), erizos, titís y lémures, tú nómbralos, ¡ellos los cuidan!

¿Les tienes miedo a los reptiles o arañas? ¿Qué tal superarlo en el Museo Viviente de Puebla? Aquí podrás convivir con más de 70 especies como cocodrilos, serpientes, lagartijas, ranas, tarántulas e insectos diversos.

A sumergirse

El Balneario de Aguas Termales Agua Azul está dentro de la ciudad y es perfecto para darse un chapuzón en cualquier época del año; mientras tú te relajas en las tibias aguas, los niños pueden jugar en sus canchas múltiples, usar el chapoteadero y subirse a los juegos. Otra buena opción para refrescarse es el Parque Recreativo Ayoa, en Atlixco.

En lo alto

¿A quién no le gustaría convertirse en ave y volar por los cielos? Esto es un sueño inalcanzable, pero si te subes al teleférico de la ciudad podrás acercarte un poco; recorre su más de medio kilómetro y admira la capital de los ángeles desde las alturas.

Hablando de volar, en el Aviario de Puebla encontrarás medio centenar de especies de aves nativas del País, así como un jardín botánico donde podrán apreciar muchas especies de plantas; imagina entrar en una jungla protegida por una enorme esfera, mientras casi mil aves revolotean a tu alrededor, cantando, asombrándote con sus colores o simplemente observándote desde lo alto de las ramas. Una excelente manera de que los más pequeños aprendan sobre estos hermosos animales y cómo protegerlos.

Refrésquense bajo techo

Si buscas diversión pero estás un poco asoleado, ¿qué te parecería un lugar donde papás e hijos pueden jugar juntos? En Mundo Xplora, en Cholula, gastarán toda esa energía acumulada en el laberinto más grande del Estado, ¡y hasta hay una sección donde tú también puedes jugar!

El Imagina Museo Interactivo es otra experiencia imperdible, donde tus niños aprenderán de la naturaleza, ciencia, tecnología y ecología y a la vez podrán convivir con toda la familia; sus exhibiciones son para todas las edades, desde los más chiquitines hasta los adolescentes, y no sólo podrán ver, sino tocar, crear y hasta escuchar.

En Dreaming Puebla lo que buscan es que dejes volar la imaginación; este centro de entretenimiento infantil quiere que los niños disfruten de una experiencia increíble, desde hacer las compras en un supermercado sólo para ellos hasta ser doctores en su propio hospital, pasando por un circuito de autos para niños, un set de televisión y mucho más.

Al parecer los niños poblanos son muy curiosos, ya que por falta de museos no sufren y para muestra está el Museo Infantil de La Constancia; este espacio dedicado a los niños y niñas ofrece temas de ciencia y tecnología, pero muy divertidos e interactivos. Experimenta con la gravedad, el sonido, la luz, la electricidad y mucho más, y permite que los más pequeños aumenten su destreza motriz e intelectual.

Y hasta las estrellas

Pocas cosas sorprenden más a los curiosos que el universo, ¡y en el Planetario de Puebla Germán Martínez Hidalgo lo tienen a tu alcance! Imagina llegar a una estación espacial (eso simula el lugar) y encontrarte con áreas de juegos interactivos donde aprenderás más sobre los planetas, la niebla, el sonido y la carrera espacial juntos. Disfruta de su proyector de estrellas y un increíble Domo donde podrás mirar películas y documentales sobre cualquier tema interesante, talleres de robótica, química, biología, exhibiciones y mucho más.

¿Y qué tal terminar el día con un tranquilo paseo por la Estrella de Puebla? La rueda de observación itinerante más grande del mundo te regalará una vista panorámica de la ciudad desde las alturas como parte del proyecto del Parque Lineal de Puebla.

Paraíso dulce

¿Sabías que en Puebla existe una calle donde los sueños más extravagantes de los amantes de los caramelos se hacen realidad? Se llama muy apropiadamente, “La Calle de los Dulces” y aquí encontrarás mil y una muestras del arte repostero de los poblanos. Entre camotes, muéganos, gaznates, jamoncillos y galletas, comerás hasta decir basta ¡y un poquito más!

Niños y niñas merecen vivir una infancia feliz y esto lo lograrás si pasas tiempo de calidad con ellos; es por eso que Puebla te abre los brazos para que juntos disfruten de días de diversión, conocimiento y mucha convivencia familiar.