La mística chona

En La Chona se descubrió que los cuerpos no se descomponían, sino que se momificaban debido al agua con alto contenido en sales minerales de la región y al clima seco que predomina en el año. A raíz de este hallazgo nació el Museo de las Ánimas.

Encarnación de Díaz, cariñosamente apodada La Chona, es una población en Los Altos de Jalisco que te conquista poco a poco. Con sus fiestas, cascos de haciendas coloniales, artesanías textiles, su panteón y museo de las ánimas, este destino está listo para compartirte sus secretos, ¡ten paciencia para descubrirlos!

La Puerta de Oro

Antes de comenzar, ¡un poco de su historia! El municipio de Encarnación cuenta con un rico patrimonio de vestigios prehistóricos, ya que su ubicación permitió la creación de rutas migratorias como zona de paso. La población surgió oficialmente en 1694 como una estancia ganadera con el nombre de Puesto del Zaus de los Macías y posteriormente fue fundada en 1760 y elevada al rango de ciudad en 1879 en honor al General Porfirio Díaz.

Historia viva ¿o muerta?

La Chona, de clima seco y semicálido en invierno, posee grandes atractivos para chicos y grandes ¡pero!, si eres una persona que disfruta de la arquitectura, entonces te recomendamos visitar las haciendas Mesón de Los Sauces, Mercedada, Santa Bárbara (Castro) y Hacienda de San Matías. En el Centro Histórico podrás apreciar otros bellos edificios históricos, la Iglesia Parroquial de la Encarnación, el Palacio Municipal, el Santuario de Jesús María y José, la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, la Biblioteca Pública Ángel Anguiano Limón y el Museo Nacional Cristero “Capitán Primero Ing. Efrén Quesada”.

¡Toma nota! No querrás perderte uno de los atractivos más emblemáticos de esta población: el Museo de las Ánimas de la Encarnación, mismo que se conforma por cinco salas que exhiben arte sacro y prehispánico, cuya protagonista es su sala de la Vida Eterna, conformada por 27 momias, entre la que se encuentra la más pequeña del mundo, correspondiente a un feto. Además, este lugar busca generar una memoria social a través de las manifestaciones de su tradición funeraria y su culto a las ánimas o antepasados. A un costado del museo se localiza el Panteón Municipal, nombrado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad y considerado como el más antiguo por su belleza arquitectónica. Es catalogado como el tercero más hermoso de América Latina. Además, visita el Centro de Estudios Cristeros donde se concentra información relevante de esa lucha del siglo XX.

 

Tip: entre las actividades del museo se ofrecen conferencias sobre los procesos de momificación. Vale la pena asistir a los talleres de vitrales, textiles y alfarería, además de los centenarios monumentos civiles y religiosos, el Santuario de las Garzas Blancas y el Sauz de los Macías. Explora los parques y reservas naturales, como el: Parque Nicolás Moreno, El Montecillo y Los Cedazos.

Andando y probando

En las calles de La Chona se respira el ambiente provinciano de los hombres de campo y bellas mujeres que por las tardes, sentadas en la vía pública, bordan y deshilan infinidad de filigranas textiles; puedes adquirir los artesanales zarapes, alfarería, vitrales y emplomados, así como prendas para chicos y grandes. El recorrido por este destino se puede refrescar con las tradicionales paletas de elote y el exquisito pan; el plato fuerte a paladear son los antojitos típicos de Jalisco o los platillos regionales como las gorditas de guisado, birria y las carnitas características de los Altos. Para la recreación y descanso, te sugerimos darte un chapuzón en alguno de sus balnearios o baños de vapor y visitar sus frescos parques y jardines que, según dice la canción de La Chonita, ”Siempre están en Primavera, es tan alegre mi pueblo que hay fiesta hasta con los Muertos!”.

¿Dónde comer? date una vuelta por los restaurantes El Palenque, Pancita La Chona, Carnitas El Alteño, Don Robert, Los jefes y Lonchería de Lucha (¡ojo! tienen de todo un poco, con sazón casero y económico).

Espléndidos vecinos

Debes saber que La Chona colinda con Aguascalientes, Lagos de Moreno, San Juan de los Lagos y Teocaltiche; por lo tanto, tendrás la oportunidad de hacer más grande tu aventura. A continuación, te decimos que podrás encontrar en algunos de estos destinos:

Deslúmbrate con la tradición de Aguascalientes visitando el Museo en honor al famoso grabadista mexicano José Guadalupe Posadas (antes casa cural que se inauguró en 1972); el primer museo de arte del estado. Continúa empapándote de historia en la Plaza de las Tres Centurias, donde encontrarás edificios emblemáticos de tres diferentes siglos: XIX, XX y XXI. Pasea en lancha en el lago artificial y visita el reloj más grande de Latinoamérica en la Isla San Marcos, donde también se lleva a cabo la famosa Feria Nacional San Marcos.

Desde su tradición a la charrería, gastronomía, arquitectura reconocida como patrimonio nacional, artesanías, templos hasta sus bellezas naturales, la calidez de Lagos de Moreno te hará regresar. De ley deberás visitar la Plaza Constitución, la Presidencia Municipal, la Parroquia de la Asunción, el monumental Teatro Rosas Moreno (construcción de principios del Siglo XX) ¡y claro! el Paseo de la Ribera para disfrutar bares y discotecas.

Además de la Virgen de la Concepción (razón por la que cada año miles de peregrinos viajan), San Juan de los Lagos tiene mucho más para ver y disfrutar, por ejemplo: su Centro Histórico, el Santuario de la Virgen de San Juan de los Lagos (obra arquitectónica del Siglo XVIII), la Plaza de Armas Rita Pérez de Moreno, Casa de la Cultura María Izquierdo, el bello Templo del Calvario que data del siglo XVII, entre otros, ¿convencido?

Entre rituales y costumbres

Aunque es recomendable ir en cualquier época del año, toma en cuenta lo siguiente: cada 2 de noviembre se celebra el Día de muertos con la organización de fiestas y comelitones. Durante los festejos de la Candelaria, hay novilladas los días 1 y 2 de febrero; danzas de Apaches y de La Pluma, durante tres días;  jaripeos durante cinco días; peleas de gallos y carreras de caballos diariamente; carros alegóricos en las peregrinaciones, eventos culturales y diversiones populares. Los jueves y domingos por la noche se llevan a cabo las llamadas serenatas en la plaza de armas donde se reúnen chicos y grandes para escuchar las melodías que toca la banda municipal en el quiosco. Además ¡no te pierdas la Feria de la Encarnación! Un evento a inicios de año donde las expresiones artísticas son el tema principal.

Como baile típico de Encarnación se practica el Tecualzalzupe, una danza ritual de influencia prehispánica y derivada de la danza de Los Matlachines. ¿Sabías qué algunas personas recurren a la medicina empírica para aliviar sus malestares? Por ejemplo, para cualquier dolor, comer estrellas del campo; para la calentura se recomienda aplicar plantillas de café con manteca y/o para que salga el pelo papa cruda molida untada en la cabeza.

Parques, construcciones religiosas con vitrales detallados, calles con olor a historia ¡y claro! un misticismo que se quedará grabado en tu memoria… ¡Así es La Chona!, un destino donde pasado y presente conviven en armonía.