Cozumel, el cielo en la tierra

Un paraíso tropical, ideal para los amantes del buceo y donde podrás explorar manglares, exuberantes selvas y playas de suave arena blanca, conociendo su pasado maya y disfrutando de la calidez de su gente, ¿sabes de qué destino hablamos? ¡De Cozumel!, la isla más grande del Caribe mexicano y donde se encuentra el segundo sistema de arrecifes más grande del mundo, ¿nos acompañas?

El Gran Arrecife Maya

Cozumel proviene de la palabra maya “Cuzaam Luumil”, que significa “isla de golondrinas”; se ubica al sureste del país, en el mar Caribe (a 62 km de Cancún) y es uno de los 11 municipios del estado de Quintana Roo.

Esta exótica isla frente a las costas de Playa del Carmen es de clima húmedo, con lluvias en verano; cuenta con su propio aeropuerto internacional y muelle de cruceros, los cuales arriban para conocer sus bellas playas y la segunda barrera de coral más grande del mundo (apodada “El Gran Arrecife Maya” o “El Gran Arrecife Mesoamericano”), que abarca 1,000 km de costas de México, Belice, Guatemala y Honduras; estos jardines submarinos vivos son hábitat de más de 60 especies de corales, 500 de peces, y es refugio de especies en peligro de extinción como las tortugas marinas.

Joya mexicana

Una de las ventajas de la isla es su accesibilidad, ya que puedes llegar por aire o por mar, dependiendo de tus necesidades y gustos. Si prefieres la segunda opción, toma un ferry en la terminal marítima de Playa del Carmen, (si te mareas mucho ¡siéntate arriba!). Varias empresas prestan este servicio, y las embarcaciones salen cada hora y media.

Harás el mismo recorrido que los mayas realizaron allá por el siglo II A.C, cuando viajaban a la isla para visitar el centro religioso “Ka’Na Nah”, dedicado a la diosa de la fertilidad Ixchel, ésta era una peregrinación obligada para todas las mujeres mayas que deseaban un parto feliz. ¿Sabías que este hecho convirtió a la isla en uno de los tres grandes centros de peregrinación de la cultura maya, junto con Izamal y Chichen Itzá?

Al desembarcar podrás sumergirte en la aventura, y te recomendamos hacerlo al estilo cozumeleño: ¡abordo de una bicicleta! (De hecho, algunos hoteles las proporcionan gratuitamente a sus huéspedes). Aunque la isla es un poco más grande de lo que parece, podrás recorrerla en unas dos horas, dependiendo del vehículo que utilices.

Al desembarcar

Tu primera parada debe ser el malecón, donde te sugerimos tomarte una fotografía junto al Monumento al mestizaje, que representa al controvertido marino español Gonzalo Guerrero (conocido como “El Renegado”) con su familia maya.

Después dirígete a San Miguel, Cozumel, el centro histórico de la isla donde podrás adquirir artesanías y recuerdos; muy cerca de allí encontrarás la Plaza Juárez, sede del gobierno municipal que alberga un reloj monumental y es escenario de diversos eventos culturales. Otro punto icónico es el Monumento al buzo, colosal escultura que representa la principal actividad en la isla.

Y si quieres conocer más de la historia de este destino, visita el Museo de la Isla de Cozumel, un edificio histórico en el que encontrarás cuatro salas de exposiciones permanentes con información sobre la historia geológica de la isla, su pasado maya e incluso sus historias de piratas, así como una semblanza de la Cozumel contemporánea.

El museo marino

El Gran Arrecife no sólo es un escenario de carbonato de calcio y un divertido multifamiliar de la vida marina, también sirve de barrera al oleaje provocado por tormentas y huracanes, favoreciendo en tierra firme el desarrollo de plantas, dunas y manglares.

El destino cuenta con balnearios naturales como el Parque Natural de Chankanaab (“pequeño mar” en maya) dentro del Parque Nacional Marino de Cozumel; allí encontrarás un cenote arrecifal y conocerás cómo vivían los mayas a través de una réplica de sus casas. Este lugar de aguas cristalinas es ideal para que chicos y grandes realicen snorkel o disfruten de las tirolesas, y aquí se encuentra sumergida la Virgen de Chankanaab, quien cuida y protege a los buzos, pescadores y todo aquél que se introduce al mar, ¡vale la pena conocerla!

De lagunas y faros

Sigue hacia el Parque ecológico Punta Sur y conoce los manglares de la laguna de Colombia, la más grande del área; visita también el campamento tortuguero de la Fundación de Parques y Museos y aprende sobre estas especies en peligro de extinción (a la isla llegan tres especies de tortugas) y la riqueza del entorno.

Dirígete al Faro Celarain que, dicen, fue construido por el propio Gustave Eiffel (¡sí!, el creador de la torre Eiffel); dentro de esta brújula marina vivieron muchas familias de “fareros”, los encargados de dar la bienvenida a los barcos que cruzaban el Atlántico. Complementa tu visita dando un recorrido por el Museo de la Navegación, y cierra con broche de oro con una espectacular vista panorámica desde su punta, ¡no te arrepentirás!

Contacto natural

Además de ofrecer paisajes de ensueño, Cozumel cuenta con una amplia variedad de actividades ecoturísticas. Visita una granja de perlas y conoce la historia y el proceso de cultivación de estas esferas de nácar (¡psst! También compra algunas). Ve al Cielo sin morirte, ¡y nada en sus aguas cristalinas sobre un sinfín de estrellas de mar!

Conoce Isla Pasión, pequeña isla privada muy popular como destino de bodas y también para paseos en lancha, recorridos románticos o un buen descanso en hamacas sumergidas en el agua. O si buscas explorar, lánzate a la zona Arqueológica de San Gervasio y el submarino Atlantis (que te llevará por las entrañas del mar).

Hay que reponer fuerzas

Con tanto por hacer, ¿ya te dio hambre? Degusta platillos tradicionales inspirados en la cocina yucateca, incluyendo cochinita pibil y papadzules, pero date también el gusto con mariscos de la región; la gastronomía de la isla varía, desde los platos típicos hasta creaciones como filetes de pez león empanizados en coco rallado, así que no importa tu anotjo, ¡siempre quedarás satisfecho!

Cozumel es dueño de un ecosistema único, vibrantes expresiones culturales y mucha historia, pero su mayor riqueza está en su gente. No te quedes con las ganas ¡y descubre la Isla de las Golondrinas!

En Cozumel existe un hospedaje para cada presupuesto, desde hostales “Triple B” (buenos, bonitos y baratos), hasta lujosos resorts, ¡elige cómo deseas dormir!