Disfruta de un secreto histórico

Guanajuato es una ciudad cultural por excelencia; sus ciudades patrimonio, Pueblos Mágicos, zonas arqueológicas y, claro, su emblemático Festival Internacional Cervantino, encuentro de arte multidisciplinario, la convierten en un destino imperdible.

Si quieres conocer o regresar a disfrutarla, necesitarás dormir en algún lugar. ¿Nuestra sugerencia? El histórico y elegante 1850 Hotel Boutique.

Patrimonio guanajuatense

Este maravilloso edificio certificado como Patrimonio de la Humanidad está situado en el centro de Guanajuato. Al llegar al lugar te encontrarás con una elegante casona neoclásica del siglo XIX, que en sus orígenes perteneció al escribano guanajuatense Don José Ignacio Rocha; fue construida con calicanto (piedras unidas con argamasa), piedra labrada y ladrillo y se localiza en un terreno de la plaza de San Diego, a menos de 30 metros del famoso Teatro Juárez.

La historia cuenta que en 1836 se construyó en el lugar el Jardín de la Unión: una barda de piedra rodeando un flamante bosque de fresnos que daban sombra a sendas bancas donde los visitantes podían disfrutar de la tranquilidad y el aire fresco día y noche, ya que a sus plantas y flores se les sumó un ejército de farolas de aceite. Fue hasta 1850 que las puertas de la casona que reinaría sobre este romántico escenario abrieron sus puertas por primera vez.

Después de ser testigo de hechos históricos durante medio siglo, el edificio cambió de manos y en 1906 se convirtió en El Casino, a donde los guanajuatenses iban en busca de bebidas y una buena partida de ajedrez, póker o billar, un relajante libro o un corte de cabello, un rico trago en la cantina El Edén de la planta baja, o lo último en mercancías en la tienda Los Pericos.

Moderno y colonial

El 1850 Boutique Hotel conserva su aire post-colonial, por lo que hospedarte en él equivale a viajar al pasado. Algunos de los mejores elementos del edificio original todavía existen: la fachada luce tal como la vio don José Ignacio Rocha, y las puertas de la planta baja, los detalles en interiores como las pilastras y el entablamiento de varios de sus pisos dan un gran dramatismo a sus espacios adornados por vitrales y techos altos.

Eso sí, su decoración interior no deja duda de que te encuentras en el siglo XXI, ya que sus muebles son elegantes y modernos, sin ser agresivos. Relájate en el salón del lobby mientras tomas un coctel o un capuchino, o dirígete a su popular bar-terraza One, donde podrás disfrutar del primaveral clima que reina todo el año y contemplar las cúpulas de iglesias iluminadas, el Teatro Juárez y el Monumento al Pípila coronando la ciudad.

Duerme con estilo

Las veinte suites de lujo que conforman el hotel fueron decoradas de manera individual, ya sea con estilo moderno, francés o clásico, presentan cuatro modalidades y están distribuidas en tres pisos. Cada una fue bautizada con el nombre de una mujer famosa de la Historia, algunas de las cuales se hospedaron allí cuando era una mansión privada; seis de ellas dan a la plaza (con hermosa vista, aunque tendrás que cerrar las ventanas de doble vidrio si te molesta el ruido al dormir) y todas cuentan con menú de almohadas, Wi-fi gratuito y servicio a la habitación desde el vecino restaurante Casa Valadez, uno de los mejores de Guanajuato.

El hotel también cuenta con spa, gimnasio (en caso de que las infinitas escaleras y la altitud de 2,000 metros de la ciudad aún te hayan dejado aire) y café Starbucks, sala de lectura, médico las 24 horas, transportación al aeropuerto, sala ejecutiva para 20 personas, cambio de moneda y servicio para eventos como bodas y reuniones de trabajo.

Entonces, ¿qué te parece vivir en esta extraordinaria construcción en el corazón de una de las ciudades más bellas de México? Si planeas asistir al Cervantino, ¡corre a reservar y vive Guanajuato!

El 1850 Hotel Boutique ostenta Cuatro Diamantes de la AAA y ha recibido varios reconocimientos, entre ellos por parte de Travellers’ Choice Trip Advisor en 2014 y Expedia Insiders’ Select en 2015.