ROVANIEMI: EL HOGAR DE SANTA

La Navidad ya está aquí ¿y qué mejor destino para disfrutarla que la mismísima casa de Santa? Rovaniemi, en el norte de la Laponia finlandesa y sobre el Círculo Polar Ártico, no sólo es hogar del gordito más famoso de todos los tiempos, es también una estampa de cuento navideño con casas de madera pintadas en rojo, luces de colores, montañas nevadas, gran oferta cultural y muchísimas actividades al aire libre que te encantarán. ¿Te portaste bien?

EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS (INVERNALES)

Si te preguntas por qué tantos se enamoran de Finlandia, te damos algunas razones: sus bellísimos fenómenos naturales como las auroras boreales (pueden aparecer hasta 200 noches al año) y el sol de medianoche (durante junio y julio); su relajante tradición del baño sauna forma parte del patrimonio del país; cuenta con más de 188,000 lagos prístinos y exótica naturaleza, osos, renos y focas incluidos; sus 75 estaciones de esquí; y por si fuera poco, ¡pueden presumir que Santa Claus y Rodolfo el Reno viven allí!

Laponia es la provincia más grande del país, y visitarla implica una aventura ideal para los amantes de la naturaleza y quienes buscan una experiencia espiritual memorable. ¿Y sabías que la región está habitada por los sami, quienes comparten idioma y cultura con sus vecinos de Suecia, Noruega y Rusia?

POQUITO DE HISTORIA

Ravaniemi (o Ranua) está situada a más de 800 kilómetros de Helsinki, cerca del Círculo Polar Ártico y en la confluencia de los ríos Kemijoki y Ounasjoki. La historia dice que, tras acabar la Segunda Guerra Mundial, el arquitecto Alvar Aalto se encargó de reconstruirla, con un trazado urbano semejante a una cornamenta de reno. En 1950, Eleanor Roosevelt (esposa del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt) visitó Rovaniemi para ser testigo de este proceso; quería visitar el Círculo Polar Ártico, así que los gobernantes construyeron rápidamente una cabaña, ocho kilómetros al norte de la ciudad. Así nació la aldea de Santa Claus, y la cabaña todavía se conserva en pie.

Si bien este destino vive bajo un manto de nieve (las noches llegan a alcanzar los -30oC), eso no impide que existan alternativas para divertirte, ¿listo para algunas ideas?

CENTRO CULTURAL NÓRDICO

Visita el Centro Cultural Arktikum, hermoso museo hecho de cristales donde conocerás con lujo de detalle cómo los pueblos del Círculo Polar Ártico han sobrevivido en medio de la negrura, el frío y la desolación de Gran Norte; explora salas con animaciones, pantallas táctiles, maquetas ¡e incluso un simulador de auroras boreales!

Echa un ojo a las galerías de la Facultad de Arte y Diseño de la Universidad de Laponia, conoce las obras de arte de los estudiantes y otras exposiciones y eventos artísticos; sigue con cultura y descubre Varjo Gallerian (Galería de las Sombras), la única galería privada de Rovaniemi y punto de referencia para conocer a nuevos artistas.

¡SAL A EXPLORAR!

Dicen que lo mejor de Rovaniemi está en sus exteriores. Cruza el icónico puente Jatkankynttila, con su luz siempre encendida y una fascinante vista del congelado río Ounasjoki; y no te pierdas la Iglesia Luterana de Rovaniemi con su órgano de 45 teclas y su fresco “La Fuente de la Vida”.

¿Te gusta la naturaleza? Aquí podrás pescar, hacer senderismo y acampadas, paseos en moto-nieve, esquí o raquetas, ir de safari en trineos tirados por huskies, tomar excursiones (te recomendamos la del Cementerio Alemán de Norvajarvi o el Parque de Ranua para contemplar renos en libertad), y mucho más. Por su parte, la contemplación de auroras boreales y cruceros fluviales bajo el sol de medianoche hacen que tu visita sea una experiencia única en la vida.

JO JO JÓ

Rovaniemi es genial, no hay duda, pero ¿qué tal sumarle que es la ciudad natal oficial de Santa Claus? Santa Claus Village es el hogar oficial de Santa; este parque temático se localiza a la afueras de la ciudad y ofrece paseos en trineos de renos, recuerdos, artículos de diseño y construcciones de hielo. Incluso puedes hospedarte en un hotel iglú o en Santa Claus Holiday Village, conjunto de 38 cabañas dobles para estar lo más cerca posible del viejito bonachón más querido por los niños.

¡Por cierto! no olvides la foto sobre la línea blanca que indica que estás oficialmente en el Ártico.

La dirección oficial para enviar tu cartita a Santa es: Papá Noel, Oficina de Correo de Papá Noel, FI-96930 Círculo Polar Ártico.

DE DUENDES Y CARTEROS

Sí o sí conoce el paraíso navideño Santa Park, pequeño parque temático creado para los más pequeños de la casa; incluye una escuela de duendes donde podrás ver trabajar a los ayudantes de Santa, una enorme galería de hielo con renos, un carrusel y la Oficina de Correos Central de Santa Claus, que desde 1985 ha recibido millones de cartas (sí, es una oficina de correos real y todas las cartas enviadas desde allí se sellan con el único e irrepetible matasellos del Círculo Polar Ártico). ¿Y qué crees? Todo este sitio se ubica en un túnel subterráneo.

CULTURA CULINARIA

La cocina lapona es sencilla e intensa; los ingredientes frescos de temporada juegan un papel importante y siempre buscan resaltar sus sabores originales.

La cría de renos es una forma de subsistencia que se remonta varios siglos atrás, no es de sorprenderse que su platillo más tradicional sea el reno salteado, servido con puré de papas y arándanos; no se desaprovecha ninguna parte del animal y su carne se sirve en filetes, como embutido, curada, picada y hasta en salchichas. Además, cada primavera la ciudad celebra el concurso del Mejor Cocinero de Reno del Año, que atrae a chefs de toda Finlandia. ¿Demasiado extraño para ti? Bueno, entonces prueba su sopa de salmón, otro imperdible de la zona.

La recolección de bayas es tradición regional, así que muchos platos las incluyen. Y si de postres se trata, prueba el leipäjuusto (queso blando frito tras una preparación inicial) o el rieska, pan de cebada sin levadura que se come con mantequilla. Y si bien las bebidas calientes abundan, los locales dicen que la mejor manera de recuperar el calor es ¡una buena cerveza!

Rovaniemi es equilibrio entre la efervescencia de la ciudad y la armonía de la salvaje naturaleza, un lugar mítico con antiguas tradiciones que contrastan con la modernidad y donde el tiempo pasará tan lento o rápido como tú lo decidas. Buen viaje y ¡Feliz Navidad!