MOCHILA AL HOMBRO

Quizás lo has pensado alguna vez y te has dicho: “nah, es una idea muy loca”; incluso puede que conozcas a alguien que lo haya hecho, o posiblemente decidiste que sería tu propósito para 2018. Sea como sea, viajar de mochilero es una experiencia única que todo trotamundos debe experimentar por lo menos una vez en su vida. Ya sea que hayas tomado la decisión de aventurarte o estés pensándolo, estos consejos son para ti.

1. Habla con tu cartera y revisa el calendario

Determina tu presupuesto y el tipo de viaje que quieres realizar. ¿Deseas ir solo o acompañado? ¿Quieres conocer más y gastar menos, o conocer menos pero invertir en comodidades? Y lo más importante: ¿por cuánto tiempo planeas ausentarte? Si es mucho, quizá debas dejar tu trabajo actual y tendrás que desarrollar estrategias para generar recursos que te permitan seguir moviéndote, realizando trabajos que generen ingresos.

¿Qué te parecería escribir artículos para alguna publicación o sitio, trabajar de freelance, convertirte en blogger, laborar en un crucero o vender fotos de tus viajes?

2. Crea una ruta

Sí, ser mochilero es ser espontáneo y sentirse libre en todo momento, ¡pero alto allí! No dejes pasar información vital que ponga en riesgo tu viaje y tu seguridad; lo más recomendable es estudiar el destino o destinos que visitarás (ojo: también es importante seleccionar bien tus fuentes de información). Inspírate, lee artículos y anécdotas de viaje en foros, ve documentales, júntate con gente o parte en solitario.

Recuerda que hay destinos caros y baratos, rutas largas y cortas, y mucha gente pierde tiempo y presupuesto en lugares que terminan siendo una decepción. Haz una lista del tipo de experiencias que te gustaría vivir o las fotos que te gustaría tomar y trabaja sobre ello en tu itinerario.

3. Documentación y hospedaje

Conoce la documentación necesaria para trasladarte de un destino a otro. Tus factores a considerar serán desde pasaporte, visa, seguro médico y de viaje, hasta condiciones de salud (vacunas especiales, si requieres llevar medicamentos) y tipos de cambio.

Además (y por tu seguridad), trata de definir tu hospedaje con antelación; algunas plataformas digitales recomendadas son: Couchsurfing, AirBnB, Hostelworld y Hostelling International. Considera llevar una guía turística y de ser posible, acude a las Oficinas de Turismo de cada destino para obtener más información.

4. Viaja ligero

La mochila es la herramienta principal de este tipo de viajero, asegúrate de que la tuya esté hecha de material liviano y resistente, donde puedas llevar de todo sin causar mucho peso para tu espalda; busca una mochila ergonómica con varias cintas o cinturones para fijar en tu pecho y cintura.

Lleva siempre ropa cómoda como jeans, botas, camisetas, trajes de baño, impermeables y abrigos (según el clima a donde viajes). ¿Imperdible? Tu celular equipado con aplicaciones para viajeros y una cámara fotográfica para capturar momentos inolvidables. Recuerda ser cuidadoso con tus pertenencias, mantén tus bolsas cerradas y muy cerca de ti en todo momento.

5. Habla con los locales

¿Quién mejor para ayudarte a conocer un nuevo destino que sus habitantes? Conversa con ellos, escucha sus historias y recomendaciones; a medida que borres tus prejuicios, vivirás experiencias más intensas.

Recuerda que viajar no consiste en el equipaje que cargas, sino en la mirada que llevas a cada destino. Sé precavido pero no dejes que el miedo te frene, confía en tu instinto ¡y buen viaje!