MALTA: LA PERLA DEL MEDITERRANEO

Islas y acantilados, templos y ciudades amuralladas en el corazón del mar Mediterráneo, tesoros naturales (algunos declarados Patrimonio de la Humanidad), gastronomía histórica, cultura al alcance de cualquiera y uno de los seis mejores países para visitar en 2018 según la revista Lonely Planet, Malta es un espectacular destino que te hará retroceder en el tiempo.

PEQUEÑO GRAN PARAÍSO

La República de Malta está formada por tres islas habitadas del Mediterráneo central: Malta, Gozo y Comino (ésta última sólo es habitada en verano), siendo uno de los países más pequeños y densamente poblados del mundo. Su capital es La Valeta, que aunque no es su ciudad más poblada, es su centro urbano de mayor relevancia gracias a su situación estratégica.

El archipiélago ha sido disputado desde hace milenios por fenicios, griegos, cartagineses, romanos, bizantinos, sicilianos y árabes; en 1964 la isla se independizó de la corona inglesa, y se sumó oficialmente a la Unión Europea en 2004.

Sus idiomas oficiales son el maltés (árabe mezclado con español, inglés, francés e italiano)… y el inglés.

Estamos seguros de que ya conoces este país aunque no lo sepas, pues sus incentivos fiscales han promovido que muchas películas se filmen allí (piensa en Gladiador, Troya y El Conde de Montecristo); incluso muchos habitantes se dedican a ser extras, ¡todo un Hollywood Mediterráneo!

CAPITAL DE LA CULTURA

El auténtico corazón de Malta es La Valeta; declarada Patrimonio de la Humanidad en 1980, esta pequeña superficie amurallada nació en el siglo XVI, y su origen está muy vinculado con los caballeros de la Orden de San Juan (u Orden de Malta).

La Valeta rebosa de palacios, iglesias y edificios barrocos; por su tamaño y sus calles peatonales, es ideal para recorrerla a pie (¡pero ojo!, prepárate para muchas escaleras, subidas y bajadas). De ley camina por Republika Street, donde encontrarás cafeterías, tiendas, terrazas y oficinas gubernamentales. Al este te toparás con el Palacio del Gran Maestre, antigua residencia de los máximos dirigentes de la Orden y que hoy alberga la sede del gobierno y el Parlamento; y a pocos metros encontrarás la Casa Rocca Piccola, que data del siglo XVI y nos muestra cómo vivieron las familias nobles de la isla en el pasado.

 

Los latinoamericanos necesitamos visa para visitar Malta, ¡tramítala con tiempo!

 

Hablamos de un país con fuerte sentimiento católico, así que si quieres adentrarte en su identidad debes visitar algunas de sus 365 iglesias (sí, ¡una por cada día del año!).

Una imperdible es la Concatedral de San Juan; construida en 1577, resguarda en su interior obras de arte como La decapitación de San Juan Bautista de Caravaggio (expulsado de la Orden de Malta por matar a un compañero), así como los restos de los grandes maestres y 400 caballeros de la Orden.

Visita los Barrakka Gardens (el punto más elevado de la ciudad), destruidos durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, donde hoy puedes pasear entre arcos y esculturas que representan personalidades o eventos del país, teniendo vistas increíbles del puerto natural Grand Harbour. Por su parte, la ciudad alberga muchos monumentos (¡más de 320!) y está rodeada por una muralla del siglo XVI, perfectamente conservada.

En el lado opuesto de La Valeta encontrarás el Fuerte de San Telmo, construido por los Caballeros de la Orden de Malta para proteger la entrada a los puertos. Navega por el pueblo de Marsaxlokk y sube a una embarcación típica luzzu y djhajsa (te sentirás casi en Venecia).

Continúa tu ruta en ferri hacia la isla de Gozo, donde podrás relajarte contemplando valles, acantilados, templos y lugares históricos; aunque uno de los principales símbolos del país, La Ventana Azul, desapareció en 2017 por la erosión y una fuerte tormenta, hay otros sitios increíbles que conocer como la joya arquitectónica de La Ciudadela de Victoria, la cueva submarina Blue Hole, la hermana menor de la Ventana Azul, Wiedil Mielah, y los Templos de Ggantija, construidos en los años 3600 – 2500 a.C. (sí, más antiguos que las pirámides de Egipto).

 

No se conoce el origen de la palabra Malta, aunque podría venir del griego μέλι/meli (“miel”).

 

RINCONES OCULTOS

Además de ciudades como Cospicua, Senglea y Vittoriosa, otros sitios también te dejarán boquiabierto.

Nombrada por muchos como la localidad más bonita de Malta, Mdina (la “Ciudad del Silencio”) es un pueblo disfrazado de ciudad, muy pintoresco con su ambiente medieval y toque británico, que precisamente fue la antigua capital de Malta. Descubre El Palazzo Santa Sofia, el edificio medieval mejor conservado de Mdina, y El Palazzo Vilhena, un magnífico monumento que alberga el Museo de Historia Natural de Malta y su destacada colección de exposiciones geológicas.

¿Nervios de acero? Lo tuyo son las Catacumbas de San Pablo y Santa Ágata, en la ciudad de Rabat, que te transportarán hasta los inicios del primer milenio, cuando el cristianismo todavía estaba prohibido por Roma; cuenta la leyenda que el famoso apóstol Pablo se escondió en la primera, mientras que en la segunda te toparás con una basílica grecorromana.

Y si aún tienes ganas de misterio, explora el Hipogeo de Hal Saflieni, el único templo subterráneo prehistórico conocido, excavado hacia el 2500 a. C.; declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980, se encuentra en el municipio de Paola, en el sureste de la isla de Malta.

AGUA A LA BOCA

A la hora de la comida, imagina morder un pastizzi (pastelito de hojaldre relleno de carne, espinacas, chícharos y queso ricotta), pedir un plato surtido de gbejniet (quesos de cabra y oveja), hobza (pan con jitomate cubierto con aceite de oliva), o una bigilla (versión maltesa del hummus).

¿Buscas más platos tradicionales? Come Timpana (macarrones rellenos de carne y huevo cocido, cubiertos de hojaldre y horneados), sopa tal-armla (de verduras y queso) ¡y claro!, un buen plato de carne de conejo, ¡hasta se nos antojó!

Con un mar turquesa, más de 300 días de sol radiante, historia y cultura, joyas naturales y mucho carácter, Malta lo tiene todo, ¿listo para comprobarlo?

 

Malta es famosa por dos visitantes ilustres: Ulises, que según la mitología fue retenido allí por la ninfa Calipso; y San Pablo, quien naufragó en Malta en su camino a Roma.