AMANTES DE LA FOTOGRAFÍA

Gracias a los avances tecnológicos, nuestra manera de viajar ha cambiado por completo, incluso en el tema fotográfico.

Desde los teléfonos inteligentes y selfie sticks hasta las cámaras profesionales, registrar nuestra aventura se ha vuelto una parte fundamental del proceso. Si quieres vivir una nueva forma de viajar, súmate a la experiencia de una ruta fotográfica.

¿Y ESO QUÉ ES?

Una ruta fotográfica es una expedición de senderismo donde visitarás lugares con atractivo natural o cultural, con la finalidad de explorar tus intereses fotográficos particulares, acompañado en todo momento de un guía conocedor del medio, lugar y sus habitantes, así como un fotógrafo experto.

Una de las filosofías de estos viajes es que puedes adentrarte en un mundo diferente, compartiendo un espacio y un tiempo con culturas alejadas a tu forma de entender la vida.

PERO… ¡NO SOY FOTÓGRAFO!

Tranquilo, cualquier nivel está bien para realizar una ruta fotográfica, suelen estar organizadas en pequeños grupos donde encontrarás fotógrafos con poca experiencia técnica y otros con mayor conocimiento.

Las rutas están diseñadas para consentir a todos; los elementos de una buena fotografía son desarrollados por el fotógrafo experto, como sacar el mayor jugo a cada equipo, buscar la mejor hora de luz, encontrar un buen encuadre y sobre todo, guiarte para que aprendas a observar y contar una gran historia a través de tus imágenes.

ALGUNOS CONSEJOS

  1. Si quieres disfrutar de una buena ruta fotográfica, decide el destino en función del tipo de fotos que quieras tomar: naturaleza virgen, paisajes desérticos, mercados locales y costumbres étnicas… Infórmate antes de tomar cualquier decisión, existen foros y páginas web donde puedes encontrar rutas y viajes fotográficos recomendados por otros.
  2. Elige tu equipo. Desde una mochila resistente y ligera, cámara, tipo de lentes, tarjetas de memoria, baterías recargables, flashes, libreta y plumas, hasta considerar el tipo de calzado y ropa que usarás.
  3. Madruga y sorpréndete con las escenas naturales (y urbanas) que te encontrarás. Algunos paisajes que a lo largo del día parecen feos y sin ningún interés, se convierten en auténticas atracciones fotográficas al alba, gracias al suave efecto de la luz del sol durante el amanecer.

IMPERDIBLES PARA FOTOGRAFIAR

En México existe un sinfín de lugares que vale la pena visitar armado de tu cámara.

Oaxaca es una de nuestras ciudades coloniales más hermosas; su Centro Histórico es considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Realiza una panorámica desde la Plaza Santo Domingo, una edificación de estilo barroco novohispano y símbolo de esta ciudad.

En Guanajuato tu cámara podrá capturar una avalancha de colores y retratar la historia de la ciudad a través de su arquitectura, túneles subterráneos, jardines, iglesias, miradores y minas.

Visita las Cascadas de Agua Azul en Chiapas y maravíllate con la naturaleza viva impresa en sus hermosos acantilados, desde donde caen aguas de diferentes tonalidades; además, en este parque encontrarás varios miradores para obtener las mejores tomas de esta alberca natural.

Atrévete a unir dos pasiones: viajar y tomar fotografías. Explora el mundo que te rodea de manera creativa y captura su belleza a través de recuerdos memorables, ¡verás que todo hará clic!