MATEHUALA: LA CIUDAD DE LAS CAMELIAS

Es la ciudad más grande y el punto económico más importante del Altiplano Potosino, donde cada año se celebra el Festival del Desierto, uno de los eventos culturales e internacionales de mayor antigüedad en todo México. Con su derroche de arte, misterio y tradición, Matehuala es una bella flor desértica que le cantará a tu alma.

LA CAPITAL DEL ALTIPLANO

Cerca de San Luis Potosí encontrarás Matehuala, que se anuncia a la llegada del cerro del Fraile y donde unos arcos te darán la bienvenida (según una leyenda, al llegar el fin del mundo Dios tomará a la ciudad por sus arcos y la llevará a las puertas del cielo).

Fundada el 10 de julio de 1550 por Don Cayetano Medellín y algunas familias tlaxcaltecas, no siempre se llamó así. En su origen los indígenas huachichiles la llamaban Matehualli (“Aléjate” o “No vengas”, advertencia dirigida a los españoles); después se convirtió en San Francisco de Matehuala y finalmente, simplemente Matehuala.

CORAZÓN HUACHICHIL

No puedes iniciar tu aventura por estas tierras sin visitar primero la Catedral de la Inmaculada Concepción, aparentemente una réplica inconclusa del Templo de San José en Lyon, Francia.

Sigue al Parque Vicente Guerrero, punto de reunión de los matehualenses donde pasarás tiempo de calidad con familia y amigos y podrás participar en bailables o tomar una nieve mientras contemplas los valles que te rodean. Otro sitio para conocer es la tranquila y refrescante Plaza de Armas.

Ya que estás cerquita, degusta un café en el pasaje Pascual Regalado (ve de noche si viajas con pareja, ¡es muy romántico!); desde allí podrás admirar dos de los mejores ejemplos de la antigua arquitectura local: la Casa de los Portales y la sobria fachada del Templo de Santiago.

CALLEJAS MISTERIOSAS

Cae la noche y las calles se llenan de un aire fantasmal, ¿qué tal un paseo nocturno mientras escuchas la más famosa leyenda local?

Se dice que durante la Colonia existió una señorita enamorada de un muchacho; su madre no aprobaba ese amor y antes de morir se lo hizo saber. Ella aprovechó esto para fugarse con su galán, quien pasó a recogerla en una carreta; pero cuando ella subió, un fantasma (tal vez el espíritu de su madre) la esperaba para decir: “Tú no te vas a casar nunca”. El novio huyó y la bella dama quedó soltera para siempre.

Dicen que el espíritu sigue paseando en la carreta solitaria a las 3:00 a.m., por una de las calles que da al cementerio Hidalgo… ¡bueno, las corazonadas de una madre por algo son!

MAGIA Y CULTURA

Si en serio necesitas más razones para disfrutar de Matehuala, toma en cuenta algunas de las fiestas y tradiciones más importantes de este lugar:

Desde 1999 se celebra en la ciudad y municipios aledaños como Real de Catorce, Cedral, Villa de la Paz, Guadalcázar, Vanegas, Charcas, Villa de Guadalupe y la comunidad de La Boca, el Festival del Desierto, uno de los encuentros culturales internacionales de mayor antigüedad en el Altiplano Potosino.

Este festival ha cobijado desde su primera edición espectáculos de música, danza, teatro, exposiciones de artes plásticas, conferencias, ferias de libro, muestras de cine, visitas guiadas y actividades especiales en los municipios sede.

Las actividades que conforman el programa son llevadas a cabo en escenarios naturales al aire libre, lo que propicia una sana convivencia y el intercambio de experiencias para espectadores de todas las edades.

Su decimonovena edición se realizará a inicios de junio, así que organiza tu agenda, compra tu pasaje y descubre este festival que otorga conocimiento, cultura, entusiasmo y momentos inolvidables. ¿Fiesta en el desierto? ¡Sí por favor!

SIGUE DE PARRANDA

Teniendo como marco los festejos de fundación de la ciudad, del 9 al 12 de julio se proyecta sobre la fachada de la Catedral de la Inmaculada Concepción, un original espectáculo conocido como La Fiesta de Luz, donde las luces se convierten en arte y el orgullo potosino se hace presente.

Otras celebraciones populares que destacan son: la Fiesta de La Inmaculada Concepción (del 29 de noviembre al 8 de diciembre); la Fiesta del Señor de Matehuala (del 28 de diciembre al 6 de enero); la Feria Regional (del 26 de diciembre al 10 de enero); la Conmemoración de la fundación (del 8 al 16 de julio); la Feria de la Charamusca (el Viernes santo de cada año en el parque Vicente Guerrero); y Fiesta San Judas Tadeo en diferentes colonias de la ciudad, principalmente en “La Dichosa”.

Como ves, por fiesta no paran allí, ¿cuál te late?

♪ Matehuala, Matehuala eres tú mi inspiración; Matehuala yo te quiero, tierra de mi corazón. Tienes parques, tienes flores, tienes vida y tanta sed; hay en ti lindas mujeres que también saben querer ♪
–Matehuala Matehuala, Trío los Moreno.

 

FESTÍN POTOSINO

Así como en el resto del Altiplano potosino, la cocina matehualense honra la cultura regional con platillos y guisadas donde los quesos, el nopal y los productos del desierto son estrellas. Tienes sí o sí que probar alguno de estos platillos (ahora que si son muchos, ¡mejor!).

Uno de los más elegantes es el asado de boda (cubitos de carne de cerdo bañados en un mole a base de salsa de huajillo con especias y chocolate).

También vale la pena degustar unos buches preparados, el típico picadillo con papas y zanahoria, el cabrito al pastor, unos tamales calientitos y el exquisito y cremoso queso de cabra (que curiosamente es más fácil de digerir e incluso puede ser consumido por algunos intolerantes a la lactosa… ¡aunque no todos!).

Refréscate con un buen pulque o si quieres agarrar fiesta, un mezcalito no está de más (porque ¡uno es ninguno!) Y finalmente, en el menú de postres sugerimos cajeta, mermelada de durazno, natillas, chiclosos, obleas, glorias, queso de tuna y/o queso de mezquite.

Algunas buenas opciones para comer rico son el restaurante La Noria, sobre la carretera 57 (hay un módulo de información turística justo a un lado), y la panadería La Jarochita, cerca de la catedral, donde lo tradicional es el pan matehualense horneado a la leña.

Para darte una idea de la amplísima variedad gastronómica del destino, lo mejor es acudir al Mercado Arista, donde encontrarás dulces regionales, además de trabajos artesanales típicos de la región: productos de piel, flores de papel y tela, jaulas de carrizo, objetos de ixtle, sombreros y jarciería.

Anímate y adquiere alguna de estas maravillas hechas por locales y de paso, llévate un pedacito de Matehuala a tu hogar.

Al ser una ciudad pintoresca y dinámica, de arquitectura colonial, con calles rebosantes de historias que contar y una belleza sin igual, ¡Matehuala se convertirá en uno de tus sitios a volver!