Honrando al Padre de la nación sudafricana

Ex presidente de Sudáfrica, Premio Nobel de la Paz y líder de la lucha contra el Apartheid (sistema de segregación racial en África), Nelson Mandela es sin duda una de las grandes figuras del siglo XX. Este 18 de julio, este icónico personaje habría cumplido 100 años, motivo ideal para hacer un recorrido por los lugares más emblemáticos de su vida. ¿Nos acompañas?

Una vida ejemplar

Durante 67 años, Nelson Mandela dedicó su vida al servicio de la Humanidad: como abogado defensor de los derechos humanos, como preso de conciencia, trabajando por la paz y como el primer presidente elegido por una Sudáfrica libre. 

Él luchó por los ideales de libertad, justicia, democracia e igualdad con coherencia. Primero como estudiante levantándose contra el racismo; después como líder del Congreso Nacional Africano, hasta su detención en los 1960’s; con su propia defensa ante los juicios racistas que lo condenaron a cadena perpetua; con su dignidad en prisión durante 27 años; y con su entereza al salir, para encauzar pacíficamente a Sudáfrica hacia la democracia, en un régimen multirracial enfrentado a superar siglos de opresión. 

Este grande devolvió la dignidad a su pueblo y a toda África, por eso la Organización de las Naciones Unidas proclamó el 18 de julio como Día Mundial de Nelson Mandela, coincidiendo con su natalicio. 

Reconocer la grandeza del continente africano a través de la vida de Mandela es una deuda mundial; es por ello que entre casas, museos y polémicas prisiones, haremos un recorrido por su país, y a su vez, por la vida de este gran luchador.

Los años oscuros 

Para seguir los pasos de Mandela, hace falta alejarse 12 kilómetros de la costa de Ciudad del Cabo. Allí se encuentra la Isla Robben, parte esencial de la historia de Sudáfrica. El triunfo de “Madiba” sobre el segregacionismo nace en este lugar, donde estuvo cautivo entre 1964 y 1982; destinada para presos políticos durante mucho tiempo, la isla era famosa en todo el mundo por ser un lugar de horribles torturas, interrogatorios y desapariciones de los opositores del régimen del Apartheid. 

En este sitio se hizo famoso el número 46,664, que identificaba a Mandela como preso. Actualmente puedes visitar su celda, que mide sólo 2.4 por 2.1 m y es Patrimonio de la Humanidad.

“La paz no es simplemente la ausencia de conflicto; la paz es la creación de un entorno en el que todos podamos prosperar, independientemente de raza, color, credo, religión, sexo, clase, casta o cualquier otra característica social que nos distinga”. 

 – Nelson Mandela.

El camino a la libertad 

Ciudad del Cabo es el destino más popular de África y una de las puertas de entrada al continente negro. Con 450 mil habitantes, la segunda ciudad más importante de Sudáfrica ofrece playas y panorámicas increíbles y es ideal para realizar avistamiento de ballenas. 

La visita a Boulders Beach es imperdible, allí hay cientos de pingüinos fanáticos de las cámaras. También visita la Montaña de la Mesa, no querrás perderte su increíble vista.

Esta ciudad es de importancia radical en la vida de Mandela, fue allí donde dirigió su primer discurso luego de ser liberado, repitiendo las palabras que pronunció el día de su sentencia, casi 3 décadas antes: “He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He buscado el ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero vivir y lograr. Pero si es necesario, es un ideal por el cual estoy preparado para morir”.

En la Ciudad de Oro

Viaja 1,500 km hasta Johannesburgo, el corazón económico de África y la ciudad donde vivieron Mandela y su esposa Winnie. Hoy es hogar el Museo Nacional Nelson Mandela, una pequeña casa en la calle Vilakazi dedicada a su vida; allí guardan sus objetos personales, fotografías y la colección de distinciones que le otorgaron alrededor del mundo.

¿Sabías que esta ciudad acoge a la Torre de Hillbrow, el edifico más alto de África (270 m)? También es hogar de casi la mitad de los fósiles de ancestros humanos del mundo, ¡y eso no es todo! Alberga el bosque artificial más grande del planeta, con 10 millones de árboles. 

No dejes de conocer la Reserva Natural Melville Koppies, cordillera en miniatura que se eleva desde las calles de la ciudad. Súbete a un elevador que te llevará a la planta 50, hasta el Observatorio del altísimo Carlton Centre, donde disfrutarás de una panorámica 360o.

También encontrarás el Museo del Apartheid; al momento de ingresar serás identificado como “blanco” o “no blanco”, forma interesante de revisar los errores de un régimen con clara supremacía para la minoría blanca. Aquí hay todo tipo de recuerdos como banderas, armas o libros, y buscan mostrar parte de esta historia para que nadie olvide lo vivido en Sudáfrica.

Sabores intensos

No podemos despedirnos sin hacerte algunas recomendaciones para que te deleites con la cocina sudafricana. ¿Su especialidad? Platillos con res, avestruz o kudu (antílope)… de hecho podrás disfrutar de cualquier tipo de carne, incluso la seca (llamada biltong).

Tanto en Johannesburgo como en Ciudad del Cabo existen varios mercados itinerantes que presentan elaboradas delicias, con productos gourmet e ingredientes locales. No dejes de probar la cerveza típica de Soweto: Umqombothi, hecha con maíz, malta, agua y levadura.

El Centenario de Mandela es una ocasión ideal para reflexionar sobre su vida y legado, y para seguir su llamado a hacer del mundo un lugar mejor, ¿qué mejor forma que conociendo a profundidad los lugares que más lo marcaron? No dejes pasar la oportunidad de formar parte de la Historia y sorprenderte con lugares vibrantes.