ZACATECAS: TESORO COLONIAL

Reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, rodeada por una impresionante naturaleza y encantos turísticos, Zacatecas es una ciudad hermosa con callejones y plazas que encierran pedazos de historia y cultura, ¡un destino impostergable!

DESDE LO ALTO

Zacatecas fue fundada en 1546 por los conquistadores españoles, quienes descubrieron en la zona importantes minas de plata. Esta ciudad del Virreinato de la Nueva España fue el punto de partida para la evangelización católica de la región, tarea emprendida por franciscanos y muchas otras órdenes, quienes establecieron iglesias y conventos.

Tras la Revolución Mexicana comenzó para todos una etapa de recesión económica, pero aunque eso fue muy duro para los habitantes de Zacatecas, para su patrimonio arquitectónico fue la salvación, dado que no se realizaron nuevas edificaciones y se conservó todo su encanto colonial. Tal es así que su Centro Histórico fue reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1993.

En el siglo XX, cuando la actividad minera disminuyó por el agotamiento de los metales preciosos y minerales, Zacatecas se volcó a otras actividades como el comercio, los servicios y el turismo.

LO IMPRESCINDIBLE

Esta hermosa ciudad de cantera rosa encierra tradición, encanto y una gran variedad de atractivos turísticos, desde recintos históricos, culturales, ecoturísticos y religiosos, hasta rutas taurinas, del mezcal, fiestas y tradiciones.

Pasea por el teleférico que une el Cerro de la Bufa con el Cerro del Grillo, y deslúmbrate con una inigualable vista de la ciudad; una vez arriba, visita el Museo de la Toma de Zacatecas. Pero si te quedaste con ganas de adrenalina, hay una tirolesa que une al Cerro de la Bufa con el del Caolín, ¿te animas?

Apúntate a una visita guiada arriba de un trenecito y descubre la Mina El Edén, que tras cuatro siglos de extracción de plata y oro se convirtió en parte fundamental del esplendor de esta ciudad. Durante tu recorrido encontrarás galerías de todos los tamaños, la Capilla del Santo Niño de Atocha, un espacio escultórico, un museo de los minerales, colecciones de herramientas y una de las atracciones principales: el Mina Club, disco ubicada donde antes se trituraban minerales, ésas sí que son fiestas ¿no?

 

 

¿Sabías que la palabra “zacateco” hace referencia a los pobladores que cazaban animales pequeños y se alimentaban de frutas y raíces?

 

HERMOSA Y ESPIRITUAL

Una de las joyas de la ciudad es su Catedral basílica, del siglo XVIII y con un decorado exterior tan refinado que no podrás creer que es de cantera; su fachada principal representa la cumbre del barroco exuberante americano, ¡en definitiva es una de las catedrales más exquisitas de nuestro país!

Sigue el deleite arquitectónico con el Museo Rafael Coronel, con sede en el antiguo Templo y Convento de San Francisco, que alberga la colección más grande de máscaras en todo el mundo (16,000 piezas ¡no más!) provenientes de danzas populares de todo el país; además encontrarás instrumentos musicales, terracotas del periodo virreinal, títeres de la famosa compañía Rosete Aranda, y por supuesto, trabajos de Rafael Coronel y Diego Rivera.

EXPERIENCIAS DESLUMBRANTES

Una vez realizadas las visitas obligatorias, aventúrate a descubrir otros rostros de la bella ciudad minera.

Ríndete ante las delicias del agave en la ruta del mezcal y descubre los exquisitos secretos que se esconden en la tierra de la región; deleita tu paladar con una degustación acompañada de queso de tuna, limones y sal de gusano.

Ir a Zacatecas y no unirse a una tradicional callejoneada ¡es como no ir! Súmate a este recorrido que te llevará desde la Plaza de Armas, pasando por las más emblemáticas calles y callejones del centro histórico, sus plazas y jardines, hasta llegar a la Alameda; el servicio de tranvía turístico es gratuito y se ubica en frente del Teatro Calderón.

Si eres un intrépido sin remedio, date una vuelta al Parque Nacional Sierra de Órganos, donde podrás practicar el senderismo, acampar y realizar ciclismo de montaña. Reserva energía para visitar Pueblos Mágicos como Jerez, Sombrerete, Nochistlán y más, así como sus zonas arqueológicas.

Y claro, las compras son parte fundamental de la visita, ¿listo para llevarte un pedacito de este destino a tu hogar? Visita el Centro Platero Artesanal de Zacatecas, alojado en una bella ex hacienda; dentro encontrarás muchas tiendas de joyas y los talleres donde podrás presenciar la maestría de sus artesanos.

 

 

Zacatecas tiene piel de cantera y corazón de plata”, es la frase con la que los zacatecanos describen a su espectacular destino colonial.

 

CELEBRANDO EL FOLCLOR

Del 29 de julio al 5 de agosto, no te pierdas el Festival Zacatecas Del Folclor Internacional: Gustavo Vaquera Contreras 2018, un espectáculo de alegría donde se representa el folclor internacional a través de danza, fiestas tradicionales, música de raíces y culturas universales, literatura y tradición oral (participarán especialistas en lengua mixe, tzeltal, me, zoque, zapoteca, tzotil y pa ipai), gastronomía y artesanías.

También en agosto suceden en Lomas de Bracho las Morismas de Bracho, representaciones teatrales a campo abierto que recrean antiguas batallas entre moros y cristianos; y en septiembre únete a la Feria Nacional de Zacatecas, con eventos culturales y artísticos, exposiciones artesanales y de ganadería, carreras de caballos y corridas de toros.

SAZÓN Y HOSPITALIDAD

El asado de boda es quizás uno de los platillos más representativos de Zacatecas; servido durante la celebración de un matrimonio, este manjar consiste en lomo de cerdo cortado en trocitos, posteriormente fritos y bañados en una salsa especial.

Igual de representativas son las enchiladas zacatecanas, rellenas con carne de cerdo en salsa de chile poblano y acompañadas con cebolla, lechuga y queso.

¿Qué tal un taco envenenado? ¡No te dejes engañar por su nombre! Son tacos de frijoles con papas acompañados de bistec y/o queso y pueden ser doraditos o blandos. Para finalizar, sírvete una birria de borrego preparada en consomé, con cebolla, cilantro y salsa al gusto.

Y si de hospedaje se trata, nada como pasar una noche en uno de los hoteles más extraordinarios del mundo: el Quinta Real Zacatecas, construido en la restaurada Plaza de Toros San Pedro, del siglo XIX, que tuvo su última corrida en 1975. Este hotel preserva el carácter y belleza de la estructura original de manera excepcional, tanto que el proyecto de restauración recibió el Premio Internacional de Arquitectura tras su inauguración en 1989.

Deslúmbrate con la gran belleza de la Ciudad Rosa, su inquebrantable fortaleza y trayectoria histórica. ¡Bienvenido a Zacatecas, la legendaria urbe platera!