POLONIA, TIERRA DE CONTRASTES

Rica cultura e historia, gastronomía de origen eslavo, ciudades de más de mil años, espectaculares parques y jardines, numerosos lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, son sólo algunas de las muy buenas razones para visitar Polonia. ¿Algo más? ¡Es muy barato!

HISTORIA MILENARIA

Desde el punto de vista histórico, cuatro factores han influido en el sentir de la sociedad polaca actual.

En primer lugar, la historia de Polonia siempre ha estado condicionada por el devenir de sus vecinos, sobre todo Rusia y lo que hoy es Alemania.

Sus orígenes se remontan al siglo VI, pero hasta 1035 se estableció el primer rey polaco y a lo largo del siglo XIV esa monarquía alcanzó su plenitud, teniendo como residencia el Castillo Real de Wawel en Cracovia.

Su declive inició a finales del siglo XVI, cuando se constituyó la República de las Dos Naciones, federación entre el Reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania; esta peculiar situación se mantuvo hasta que en 1795 los imperios vecinos, Rusia, Prusia y el austro-húngaro, se repartieron los territorios de lo que había sido Polonia, así que el estado polaco desapareció del mapa hasta 1918, cuando se restauró.

Otro factor determinante es la importancia de su religión; Polonia acogió desde el siglo XIII hasta la Segunda Guerra Mundial a la mayor comunidad judía de toda Europa.

Por supuesto, la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial y el régimen comunista que vino a continuación marcaron fuertemente la vida polaca; sin embargo, el país ha sabido recuperarse de las tragedias y salir adelante.

UN VIAJE EN EL TIEMPO

Polonia está entre los diez países más grandes de Europa. Su ciudad más poblada es la capital, Varsovia, el segundo puesto lo disputan Cracovia y Lodz. Si decides visitar este espectacular destino, tu aventura debe considerar varios sitios impostergables.

RESURGIENDO DEL POLVO

Tras la guerra, el 90% de Varsovia quedó totalmente destruida; su centro histórico se reconstruyó por completo, copiando los edificios originales de fotografías y grabados antiguos.
Comienza tu recorrido en Stare Miasto, allí te esperan preciosas casas de colores, bastante ambiente y hasta un castillo. El horizonte de Varsovia está dominado por algunos rascacielos modernos y por el Palacio de la Cultura y de la Ciencia, entre muchos otros barrios y edificios por visitar.

 

 

El nombre “Polonia” se origina de la tribu “Polanie”, que significa “personas que viven en campos abiertos”.

 

LA HERMOSA CRACOVIA

Cuenta la leyenda que Cracovia se fundó tras la derrota de un dragón; tal vez por eso todo en la ciudad tiene un aire mítico. El Castillo de Wawei, el corazón político y cultural de Polonia hasta el siglo XVI, es su principal reclamo turístico, pero todo el casco antiguo es una joya, repleto de iglesias, museos y con la mayor plaza de mercado de Europa.

En Kazimierz, el antiguo barrio judío, las sinagogas reflejan la tragedia del siglo XX, igual que sus animadas calles y plazas simbolizan la renovación del XXI; es uno de los epicentros de la vida nocturna, con bares y restaurantes escondidos entre sus rincones.

Tu visita a Cracovia no está completa si no te adentras en la historia de la II Guerra Mundial en el magnífico Museo de la Fábrica de Schindler, o las cercanas Minas de sal de Wieliczka y su galería sin fin, con deslumbrantes estatuas de sal, lagos e incluso una iglesia realizada en sal.

HISTORIA BRUTAL

Los campos de Auschwitz I y Birkenau se convirtieron en símbolos del terror nazi durante la II Guerra Mundial. Prisioneros políticos, resistentes polacos, homosexuales y gitanos fueron recluidos allí durante varios años; sin embargo, la peor parte se la llevó la comunidad judía, exterminada en serie en uno de los genocidios sistemáticos más espeluznantes de la historia de la Humanidad.

ENCANTO GÓTICO

Wroclaw o Breslavia es una encantadora ciudad bañada por el río Odra, cuyo cauce y canales forman 12 islas conectadas por 130 puentes.

Imposible no dar un paseo por su extenso casco antiguo y conocer la Plaza del Mercado (la segunda más grande del país); visita su famoso Zoológico Poznan o el jardín japonés, y sigue la ruta de los ya famosos enanos de Wrocław. En la periferia hay lugares de alto valor histórico como: las Iglesias de la Paz, el Castillo de Książ, la Ciudad Subterránea en Osówka, la Isla de Arena o espacios naturales con aguas medicinales.

 

 

El złoty es la moneda de Polonia; si bien el país forma parte de la Unión Europea, no usa el Euro como moneda oficial, ¡por eso todo es tan barato!

 

BELLAS LUCES

Si viajas a Polonia próximamente, te interesará pasar por la ciudad norteña de Torum.

Lugar natal de Nicolás Copérnico, esta ciudad asentada a orillas del río Vístula posee la mayor riqueza de arquitectura gótica de Polonia; su centro histórico, con una distribución original, forma parte de la lista de Monumentos de la UNESCO.

Entre el 21 y el 26 de agosto, la ciudad vive y sus habitantes se desviven por el festival Bella SkyWay, nacido como propuesta de la ciudad para convertirse en la Capital Europea de Cultura 2016 y celebrado desde 2009 basándose en tres pilares: ciencia, arte audiovisual y la activa participación de los habitantes.

CUNA DE GENIOS

Otra buena razón para visitar Polonia son sus personajes ilustres y la historia que hay detrás de ellos. Desde Marie Curie, única mujer ganadora el Premio Nobel dos veces, y Frédéric Chopin, uno de los más grandes compositores de la historia de la música, hasta Juan Pablo II, quien puso los ojos del mundo en su país natal durante su papado.

¡CLAVA EL DIENTE!

La gastronomía polaca es una mezcla de orígenes eslavos, alemanes, húngaros y austríacos; es alta en grasas y sus platillos son ricos en carnes y especias.

Las comidas son algo pesadas, ideales para los fríos inviernos europeos. Sí o sí degusta estos platillos: Barszcz Czerwony (sopa de betabel), la tártara de bistec (carne de ternera picada y servida cruda, ¡sólo para valientes!), Pierogi (empanadilla rellena de carne, queso o huevo cocido, aunque también aceptan sabores dulces en su interior) y el plato nacional polaco: Bigos (guiso preparado con col agria y acompañado de embutidos, carnes frescas y ciruelas secas).

Con playas, bosques, lagos para darte un baño durante el verano y ciudades que mezclan una impresionante arquitectura antigua con edificios modernos, Polonia te gustará tanto ¡que seguro volverás!

 

 

Según una leyenda eslava, Polonia nació cuando tres hermanos llegaron junto a sus tribus a los ríos Vístula y Oder. Uno de ellos, Lech, decidió quedarse y crear su propio país, dibujando un águila blanca en su bandera.